El dragón de la Calderona, un monumento olvidado en el interior de Valencia
Exterior del Dragón de la Calderona. / Raúl Martín (FLICKR)

En el parque natural de la Sierra Calderona ubicado en Gilet (Valencia), encontramos una obra de arte totalmente abandonada. Nos referimos al Dragón de la Calderona, una construcción que recuerda al estilo de Gaudí. Se trata de una casa-escultura con forma de dragón que estaba enfocada a ser un Centro de Investigación, de Artes y Naturaleza.

Este proyecto arrancó en 2005 gracias a la escultora en piedra Rhea Marmentini; el saxofonista de jazz Perico Sambeat; y la pintora y antropóloga cultural Judit Nádor. Se terminó en 2014 pero justo ese año hubo un un incendio en el parque natural. La quema de 68 hectáreas hizo que el dragón quedara totalmente paralizado hasta la fecha.

Pese a que no se puede entrar en el interior de la casa, la gente acude a visitarlo para verlo desde fuera. Eso sí, hay que llevar cuidado ya que al ser un lugar abandonado no está bien cuidado y poco a poco se va deteriorando. Algunos de sus elementos ya han caído al suelo y esto puede ser peligroso para los visitantes.

Dragón de la Calderona. / Rheamarmentini

UN DRAGÓN DESTINADO A LA INVESTIGACIÓN

El proyecto GAIA nace de la iniciativa de la escultora Marmentini. El objetivo era restituir un paisaje degradado por medio de la creación de una escultura monumental: El Dragón de la Calderona. Se apostó por una estética capaz de evocar y mantener in-situ la expresión natural de las formas que pueblan el entorno.

Fruto de esta compenetración con el lenguaje “land-art”, surge la transformación de una antigua cantera de extracción minera y una grotesca construcción de hormigón, en un dragón que nace de la montaña con espacios interiores destinados a la investigación y a la búsqueda de enlaces entre artes y naturaleza.

Un grupo de escolares en el Dragón de la Calderona. / Olga Morales (FLICKR)

RUTA DE LOS CUATRO PICOS

Aprovechando la visita al Dragón, puedes realizar la ruta de senderismo de los cuatro picos que ofrece unas vistas espectaculares. Se trata de un recorrido circular de unos 11 kilómetros en un entorno de montaña rojiza. Es una ruta que requiere cierto esfuerzo físico debido a la fuerte pendiente de algunos de sus picos.

Este recorrido comienza en el Convento de Santo Espíritu, monasterio Franciscano fundado por María de Luna. Durante esta ruta, se subirá a los 4 picos de Gilet: Pic de l’Águila, Xocainet, Alt de la Redona y el Rodeno de la Creu. Destacamos que en el descenso de el Alt de la Redona es donde se ubica el Dragón de la Calderona.