El Consell pone fin a todas las restricciones por coronavirus
Un grupo de amigos pasea por la calle Marqués de Sotelo de Valencia.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado esta mañana tras la reunión de la Mesa Interdepartamental que decaen todas las restricciones COVID impuestas por el Consell. 

En la que, según el ‘president’, es «la última reunión que se va a celebrar» de esta mesa, el gobierno valenciano ha decidido dar por terminadas todas las medidas a excepción de una. La prohibición de fumar en terrazas continuará vigente.

Esta decisión se ha tomado porque «todos los indicadores tienden a la estabilización a la baja», tal y como confirmó el ‘president’. Pese a ello, se asume que en los próximos días habrá un aumento de la incidencia tras Fallas y Magdalena; pero se espera que no afecte a los hospitales.

Además, desde la Conselleria de Sanitat han destacado la gran cantidad de valencianos  ya inmunizados. El 93,7% de los mayores de 12 años ya han recibido, al menos, dos dosis de la vacuna.

LA MASCARILLA EN INTERIORES SIGUE SIENDO OBLIGATORIA

Pese a que se haya anunciado el fin de las restricciones, la mascarilla seguirá siendo obligatoria en interiores. Esto se debe a que esta restricción no es de ámbito autonómico, sino nacional, y corresponde al Ministerio de Sanidad anunciar su fin. En este sentido, Ximo Puig ha pedido corresponsabilidad y ha querido destacar que «la mascarilla ha salvado muchas vidas.

El presidente, Pedro Sánchez, ya anunció hace unos días que esta medida será realidad «muy pronto. Una exitosa campaña de vacunación y la necesidad de entrar en una nueva realidad justificarían esta decisión.

Pese a ello, desde el Gobierno no se aventuran a dar fechas exactas. Será el Consejo Interterritorial de Salud quien decida en este caso, junto con los expertos, cuándo y cómo se tomará esta decisión.

LOS EXPERTOS CONSIDERAN QUE SERÁ ANTES DE SEMANA SANTA

La mayoría de los expertos asumen con precaución esta apertura. En estos momentos la transmisión sigue siendo alta y la medida, según los expertos, no debería entrar en vigor hasta conseguir una incidencia menor a 100 casos cada cien mil habitantes.

Según todos los indicadores esta incidencia podría lograrse, si se mantiene el descenso actual, en un margen de tres semanas.