CRISTINA CORREDERA. Ya suenan las campanas de la Navidad, la ciudad se viste de gala para celebrar esta fiesta, los belenes, los árboles, y los villancicos son los protagonistas de la ciudad. En casa, no pueden faltar los dulces típicos, los preparativos para las comidas familiares , o los adornos para el árbol.

Todo esto pone el foco sobre el comercio local, que lo vive en primera persona. Proximidad, calidad y confianza son algunos de los atributos que el este tipo de negocio aporta al cliente como valor añadido en la experiencia de compra.

Por otro lado, la compra online es un factor protagonista en los hábitos de consumo del siglo XXI. Muchos de los comercios locales ya han reinventado sus negocios siguiendo esta tendencia, sin embargo, siguen defendiendo la calidad en el trato directo con el cliente como factor diferencial ante la competencia.

La zona comercial del centro histórico de Valencia conforma el mayor centro comercial abierto de la Comunidad Valenciana, y sin duda,  deja una oferta de alta calidad para estas Navidades.