Un colegio del Ensanche se revela contra Grezzi

El centro San Juan de Ribera se opone al cambio de sentido de la calle Cirilo Amorós y denuncia "la situación de inseguridad vial existente en el acceso a la escuela"

colegio
Colegio Público San Juan de Ribera en la entrada de la calle Cirilo Amorós.

La comunidad educativa del colegio público San Juan de Ribera saldrá a protestar contra el cambio de sentido de la calle Cirilo Amorós, vía en la que se ubica este centro público valenciano, por considerar peligrosa la medida aprobada por el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi.

Así lo ha hecho público el AMPA del colegio a través de un comunicado en el que denuncian «la situación de inseguridad vial existente en el acceso a la escuela» y solicitan al consistorio la aprobación de «actuaciones dirigidas a garantizar un entorno escolar seguro para sus más de 200 alumnas y alumnos de 3 a 12 años».

Tal y como se explica en dicho comunicado, «la Concejalía de Movilidad Sostenible y Espacio Público prevé en pocos días realizar el cambio del sentido de circulación del tramo de Cirilo Amorós comprendido entre las calles Félix Pizcueta y Ruzafa. La inminente reordenación de la calle prevé la colocación de nuevas zonas de carga y descarga y aparcamientos para motos frente al Colegio Público San Juan de Ribera». En él también se añade que «las actuaciones no contemplan la ampliación del espacio peatonal ni mejoras encaminadas a aumentar la seguridad de los más de 200 escolares».

Entrada del Colegio Público San Juan de Ribera.

Según denuncian desde el centro, «una visita a la entrada del colegio a las 9 de la mañana es suficiente para comprobar que la dimensión de la acera es insuficiente para la cantidad de personas que se acumulan –principalmente- todas las mañanas, desbordando sobre la calzada y la boca de entrada del aparcamiento público colindante. Las situaciones de peligro comprometen la seguridad tanto de pequeños y acompañantes, como de las personas que caminan por este tramo de calle y se ven obligadas a cambiar su itinerario o bajar a la calzada al encontrarse con las aceras saturadas».

Además, aseguran que «la falta de espacio se ve agravada a diario por las decenas de motos que aparcan impunemente en las aceras, las terrazas y las operaciones de carga y descarga que se realizan en el espacio peatonal».

Ante esta situación, la comunidad educativa del CEIP San Juan de Ribera está dispuesta a consensuar con los agentes implicados soluciones que satisfagan a todas las partes. De no tenerse en cuenta sus reivindicaciones, se plantea promover protestas para mostrar su desacuerdo con las actuaciones previstas.

Valencia luce una nueva escultura junto al Puente de Monteolivete

Desconvocan los paros del Metro de las próximas semanas