Las claves del final de ‘Glass’ abren la puerta a una nueva película