Las carreteras valencianas donde ya no podrás circular a 100 km/h

La medida de la Dirección General de Tráfico (DGT) entrará en vigor el martes con el objetivo de disminuir la tasa de siniestralidad

carreteras
El delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, durante la instalación de la última señal de 90 km/h.

Adiós a los 100 kilómetros por hora en carreteras convencionales. Así se anunció el pasado mes de diciembre desde la Dirección General de Tráfico (DGT) en una modificación del Reglamento General de Circulación, en concreto su artículo 48, con el fin de reducir la tasa de siniestralidad.

Desde este martes 29 de enero las carreteras de todo el país limitarán su velocidad a 90 km/h a excepción de las vías convencionales con separación física de los dos sentidos de circulación donde el titular de la vía podrá fijar un límite máximo de 100 km/h para turismos y motos.

Hoy el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha asistido a la sustitución de la última señal que marcaba los 100 km/h en un acto donde ha destacado que «una menor velocidad implica una menor lesividad en caso de accidente, más en las carreteras convencionales donde la velocidad está detrás de un número importante de las salidas de la vía».

Y es que según los datos proporcionados desde la delegación, el 66% de los accidentes mortales producidos en la Comunitat Valenciana durante el pasado año se registraron en carreteras convencionales. Además, uno de cada cinco siniestros tuvo como causa la alta velocidad perdiendo la vida 87 personas (39 en vías de Valencia, 27 en Alicante y 21 en Castellón).

Las diez carreteras con modificaciones de velocidad

En total se han sustituido 175 señales de tráfico en diez carreteras convencionales de la Comunitat Valenciana lo que ha supuesto una inversión total de 32.000 euros.

En Valencia las carreteras afectadas por la aplicación del Real Decreto del 28 de diciembre son la N-322, N-330, N-332 y N-420; mientras que en Alicante son la N-332 y N-340; y en Castellón la N-225, N-232, N-234 y N-340.

Los taxistas valencianos dispuestos a “petar Madrid”

Isabel Bonig: “Se puede hablar de política en la mesa”

La tasa rosa en 2018: ser mujer es cada vez más caro