conducir

El Partido Popular de Valencia ha puesto el grito en el cielo debido a las obras del nuevo intercambiador de la EMT impulsado por el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, para peatonalizar la Plaza del Ayuntamiento. Según el concejal popular Carlos Mundina, estas obras son un nuevo embudo al tráfico en la calle Xátiva ya que se eliminan tres carriles de circulación en una de las arterías principales de la ciudad.

Mundina ha reiterado al Gobierno Ribó que «es una obra que se realiza desde la improvisación y las prisas, sin estudios previos del impacto para el tráfico, que volverá a provocar el caos en la circulación en el centro de Valencia con los graves perjuicios para residentes, trabajadores y comerciantes».

El Grupo Municipal Popular ha instado al Ayuntamiento a no seguir «improvisando en su gestión» para que cualquier proyecto que se realice sea «riguroso y serio» y no «una chapuza como la que quieren hacer de peatonalización low cost«. “No queremos ni peatonalización blanda ni dura, sino un proyecto que nazca fruto del consenso con los comerciantes, residentes y usuarios de la EMT del centro de la ciudad. Además, avalado con estudios previos de los impactos que tendrá y en que afectará a áreas de la ciudad».

Obras del intercambiador de la EMT en la calle Xàtiva / FUENTE: EP
Obras del intercambiador de la EMT en la calle Xàtiva. / FUENTE: EP

Una chapuza de peatonalización “low cost”

“La plaza del Ayuntamiento es el gran escaparate de una ciudad, que debe seguir apostando por el turismo, y no puede ser una chapuza como la que tienen ya tres años sumida la zona de Mercado Central y la Lonja. Colocaron tres maceteros y dejaron la zona peatonal en el olvido”, ha explicado el concejal del PP.

Lejos de ser provisional, aseguran que la peatonalización impulsada por el equipo de Gobierno Ribó hipotecará durante varios años la imagen del centro neurálgico de la ciudad. Además, desde el PP critican que el Ayuntamiento haya adjudicado a la EMT, en vez de a AUMSA, el suministro de los muebles delimitadores, así como el suministro e instalación de la vegetación de la plaza. «El afán de protagonismo de Grezzi supondrá el encarecimiento de las obras al tener que recurrirse a una empresa privada», han sentenciado.