No más botellón en fallas…así lo marcará el Bando Fallero 2020

La mesa de diálogo fallero acordó también apostar por los vasos reutilizables y sostenibles

El entorno de la Lonja en las Fallas 2019.

La Mesa de Diálogo Fallero celebró ayer la segunda de las reuniones dedicadas a elaborar el bando municipal que regulará el día a día de las Fallas de 2020, después de que en abril hubiera una primera con todos los agentes, que ya pudieron realizar sus propuestas de mejora sobre la reflexión de las Fallas de este año.

El objetivo es revalidar el consenso conseguido las pasadas Fallas, cuando todos los agentes secundaron el bando fallero.

Representantes sociales y del mundo fallero han compartido mesa con representantes y personal técnico del Ayuntamiento de València en una jornada en la que el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ha propuesto que el bando fallero recoja de forma explícita la prohibición de hacer botellón durante las fiestas grandes de la ciudad, incluidas las zonas en las demarcaciones falleras donde sí está autorizada la venta y consumo de bebidas alcohólicas.

Todos los agentes presentes han secundado la propuesta que permitirá que el consumo se produzca solo en las barras instaladas por las comisiones falleras. “Queremos continuar avanzando en la mejora de la convivencia en Fallas y por eso hay que felicitar a todos los agentes por el consenso alcanzado hoy, que implica que el botellón no estará permitido tampoco en Fallas y que el consumo, siempre responsable, solo se podrá realizar en las zonas autorizadas a las comisiones”, ha especificado Fuset.

Reunión del Ayuntamiento con el mundo fallero, vecinal y empresarial

El concejal, que ha presidido esta sesión de una Mesa de Diálogo integrada por entidades vecinales, de comerciantes, consumidores, comerciantes y empresarios, ha destacado también otras propuestas tratadas en el encuentro de hoy que también han sido muy bien acogidas por todos los participantes, como la apuesta por los vasos de papel, de bioplástico o de plástico reutilizable, para evitar así los de plástico de usar y tirar; un nuevo refuerzo de los urinarios, con nueva señalética incluida sobre los que tienen que colocar tanto el Ayuntamiento como las comisiones falleras, en cumplimiento de la ley autonómica  de espectáculos, y la exigencia a orquestas y discomóviles de disponer de limitadores de decibelios que permitirán un control acústico mayor, redundando así en una reducción de las molestias que hay detrás de la mayor parte de las quejas vecinales.

 El objetivo marcado para la próxima reunión –que se celebrará durante este mes- es avanzar en todo aquello que afecta a las comisiones falleras para poder agilizar la gestión de los permisos,  tal y como ocurrió el año pasado, cuando más de la mitad de las fallas obtuvieron sus documentos en la primera quincena de febrero.

Son reuniones muy positivas, como los mismos agentes indican, que ayudan a que la fiesta sea percibida de manera más positiva por el conjunto de la ciudadanía minimizando los riesgos, reforzando  las potencialidades y proyectándola como una oportunidad social, cultural y económica para el conjunto de la ciudad”, ha afirmado Fuset, que ha asegurado que “la perseverancia en este camino de participación y corresponsabilidad, diálogo y comprensión mutua y colectiva es, sin duda, la mejor manera de hacer efectiva que la fiesta de las Fallas sea una fiesta para todas y todos, un patrimonio en común de València y desde 2016 ya también del conjunto de la humanidad”.