Los atascos de la V-21 llegan a su fin con la apertura del tercer carril
Carril bus-VAO en una carretera de Cataluña. / GEMMA SÁNCHEZ (ACN)

La era de los atascos kilométricos para entrar en Valencia por la V-21 llegan a su fin, o eso se prevé. El Ministerio de Transportes y Movilidad ha abierto hoy la circulación del tercer carril en sentido a la ciudad.

La inauguración ha llegado tras cuatro años de obras y una inversión de más de 23 millones. La apertura del carril ha sido progresiva y esta mañana todavía se han vivido retenciones de cerca de tres kilómetros.

Todavía está pendiente la apertura del tercer carril en las vías de salida, previsto para las próximas semanas. Asimismo, estos se transformarán próximamente en carriles BUS-VAO (Vehículos de Alta Ocupación). Aunque no hay una fecha determinada, ya han avanzado que el objetivo es que entren en funcionamiento antes de finalizar el año.

Estos nuevos carriles se instalarán en el lado izquierdo y solo serán para vehículos con más de un ocupante. El carril BUS-VAO de la V-21 será el primero que se instale en una carretera valenciana. Comenzará en el cruce de la V-21 con la CV-32, junto a la ITV Massmagrell, y concluirá al llegar a Valencia. El objetivo del carril es agilizar la carretera y reducir los atascos fomentando el transporte compartido.

¿CÓMO FUNCIONA UN CARRIL VAO Y QUIÉN PUEDE CIRCULAR EN ÉL?

Los carriles VAO son aquellos destinados a la circulación de vehículos en los que viajan dos o más personas. Además de los transportes privados con más de un ocupante, los autobuses también pueden usar este carril al igual que las motocicletas. Es por este motivo por el que se les conoce como Vehículos de Alta Ocupación.

Un turismo con un solo ocupante puede circular por los carriles VAO en dos casos. Una opción es disponer de la etiqueta “Cero emisiones” de la DGT, la cual da acceso al carril sin multa. También pueden circular aquellos que poseen la declaración de vehículo para persona con movilidad reducida o limitación física. Todos los demás vehículos, como camiones de más de 3.500 kg, furgones, peatones, ciclos, coches con remolque, etc. tienen prohibida su circulación.

Unas cámaras de vigilancia de tráfico serán las responsables de identificar a los coches que utilicen mal el carril. No obstante, ya se ha adelantado que habrá un periodo de adaptación antes de comenzar a sancionar.