Compartir

Mercadona no es solamente una empresa donde lo que importa se conseguir los máximos beneficios. Los trabajadores que forman parte de su plantilla son una pieza fundamental en el engranaje de este negocio valenciano. La conciliación familiar con las tareas laborales es imprescindible para el desarrollo profesional.

Condiciones laborales más que óptimas y una situación privilegiada es la que tienen los trabajadores de Mercadona sea cual sea el departamento en el que trabajen y las tareas que tengan que realizar. Prueba de este éxito son las miles de personas que se inscriben en las ofertas laborales de la empresa y es que trabajar con ellos supone tranquilidad y comodidad.

Mercadona ha conseguido encontrar la fórmula adecuada para que su plantilla pueda trabajar a gusto y que sus condiciones sean unas de las más envidiadas del sector.

Un firme compromiso con el empleo estable y de calidad

Dentro de su compromiso con el empleo estable y de calidad, Mercadona ha creado 5.000 nuevos puestos de trabajo en 2017, lo que ha supuesto cerrar el ejercicio con una plantilla de 84.000 personas (el 64% mujeres). Las nuevas incorporaciones, una media de 15 al día,  tienen un salario mínimo neto de entrada de 1.132 euros al mes y como cualquiera de las personas que ya trabajan en Mercadona disponen de las mismas políticas de conciliación familiar y laboral de la compañía, así como de sus mismas oportunidades de formación y promoción. Actualmente, el 47% de los puestos directivos son ocupados por mujeres. En este sentido, el esfuerzo que la compañía realiza año tras año en formación, ha ascendido en 2017 a 65 millones de euros y del mismo se han beneficiado 40.560 empleados.