Foto: Avan
Compartir

Las calles de Valencia, tanto de los poblados marítimos como del centro de la ciudad se llenan de procesiones con ramos de olivo, laurel y las palmas siguiendo la tradición del Domingo de Ramos en el exterior de la Catedral. El cardenal Antonio Cañizares bendice desde la puerta románica de la Almoina las palmas de la gente que se concentre en la plaza. Tras la bendición de palmas, el Cardenal partirá en procesión por la plaza de la Virgen y por la calle del Miguelete, junto con el clero de la Seo, y entrará por el acceso principal de la Catedral, la Puerta de los Hierros.

Las procesiones en el centro de la ciudad suelen ser más solemnes, sin personajes históricos, en cambio en el Cabanyal, Cañameral sí que podemos ver a personajes como Jesús, María portando las ramas de olivo acompañados por una banda de la ciudad, las cornetas son muy características de estas fechas. Como curiosidad, en la pedanía de Beniferri, las parroquias de Santiago Apóstol y San Josemaría Escrivá, de Valencia, celebran este Domingo de Ramos una procesión que escenifica la entrada de Jesús a Jerusalén. La procesión sale de la parroquia de Santiago Apóstol y llega a San Josemaría.

Los orígenes de la procesión del Domingo de Ramos viene de los peregrinos en el siglo IV, cuando bajaban desde el monte de los Olivos hasta Jerusalén, con ramos de olivo y palmas simbolizando la entrada de Jesús en la ciudad.