Mobile
Compartir

Ya fue la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, la que a finales del mes de octubre avanzaba que Valencia era la ciudad “perfecta” para la organización del Mobile World Congress, una de las mayores citas tecnológicas a nivel internacional que se celebra anualmente en Barcelona desde hace doce años.

Dichas afirmaciones tuvieron lugar cuando la incertidumbre política catalana levantó rumores sobre el cambio de ciudad para la celebración de la próxima edición, prevista para finales de febrero de 2018. Una idea que la propia organizadora del evento negó señalando que el acuerdo del Mobile World Congress con la Ciudad Condal sería hasta 2023.

Sin embargo, ha sido ahora cuando el consejero delegado de la organizadora GSMA, John Hoffman, ha advertido de que el evento requiere tanto de “seguridad” como de “estabilidad política”, tal y como han confirmado fuentes de la Agencia EFE tras el avance de La Vanguardia.

Según parece, Hoffman ha señalado que aunque la edición de 2018 vaya a mantenerse en Barcelona la de 2019 podría cambiar de sede si dicha estabilidad no puede garantizarse. Además, el directivo de la organizadora ha destacado que se está “monotorizando la situación en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para la Mobile World Capital y el Mobile World Congress”.

En caso de que esto sucediese, Oltra ya anunció que la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento podrían comenzar los trámites para que Valencia se postule como capital del evento. “Es una ciudad ideal para celebrar ese encuentro si los organizadores deciden cambiar la ubicación. Serán bienvenidos y, como es una tierra hospitalaria y acogedora, seguro que les gusta y después repetirán por convencimiento y no por otras cuestiones”, aseguraba la vicepresidenta tras dejar claro que le gustaría que el Mobile World Congress llegase a la capital del Turia por otras causas y no por la crisis de Cataluña.

Tener un congreso de dichas características supondría un impacto superior a los 450 millones de euros y una generación de más de 13.000 puestos de empleo y es que en la última edición acudieron más de 100.000 profesionales demostrando el interés que levanta la celebración del MWC.