Compartir

El día de los valencianos se celebra tradicionalmente en el Puig con un paseo cívico hasta la emblemática ermita de Sant Jordi, donde acostumbra a haber interpretaciones de danzas y música tradicional valenciana y al acabar se ofrece un almuerzo a todas las personas asistentes.

Este año el acto es especial por dos razones. Es la primera vez que se hace con la ermita gestionada directamente por el Ayuntamiento del Puig, gracias a un convenio que firmó el año pasado con su propietario, el Ayuntamiento de Valencia; y el espectáculo irá a cargo por segundo año consecutivo de las escuelas de cuerda y canto de estilo de Marina y los ‘tabaleters i dolçainers’ del Puig.

Para la concejala de Fiestas, Maite Sánchez, se trata de celebrar “la fiesta de la cultura y la identidad valencianas contada por nuestros músicos a través de nuestra propia y singular manera de expresar-nos”.

El paseo cívico saldrá desde la plaza del Ayuntamiento a las 9.45 horas de la mañana. Representantes institucionales, vecindario y amantes de la música de raíz se reunirán en el acogedor jardín de la ermita para disfrutar del tabal, la dulzaina y las danzas valencianas.

Una vez acabado el espectáculo, como es tradición, el Consistorio ofrecerá un apetitoso almuerzo a todas las personas que quieran.

Más adelante, a las 12 del mediodía, quién lo desee podrá seguir la ruta El Paso de Jaume I, un agradable recorrrido turístico que traslada al visitante a la época en que Jaume I conquistó Valencia.

Durante todo el día habrá actividades infantiles en la plaza del Ayuntamiento: parque infantil, talleres, “pequedisco” y, a las séis de la tarde, horchata y fartons para los más golosos.

Además, la música popular valenciana y el carisma y la personalidad genuina de Pep Gimeno “Botifarra” protagonizará también los actos. El concierto tendrá lugar el domingo 8 de octubre, a partir de las once de la noche, a la esplanda del mercado, frente el Monasterio de Santa Maria del Puig.