Manolo Mata
Compartir

Manolo Mata lleva mucho años dedicado a la política, con ideas y venidas. Conoce los entresijos de la gestión pública y realiza las tareas de su cargo como síndic del PSPV en Les Corts a base de malabares y requiebros diplomáticos con otros partidos. Mata, que presume de llevarse muy bien con líderes de otras formaciones ha dejado clara cuál es su postura al respecto de los temas más candentes de la actualidad como Àpunt, las relaciones del PSPV con Compromís y Podemos y ha desvelado si se presentará para ser el próximo alcalde de Valencia.

– Según el último barómetro, lo que más nos preocupa a los valencianos es el paro, la sanidad y la corrupción ¿Qué opinión le merece?

Eso quiere decir que el Gobierno de la Generalitat se preocupa también de esos temas y además coincide con el de los ciudadanos. Cuando los problemas o preocupaciones son la identidad o la delincuencia, es que algo va mal. Lo normal en una sociedad como la valenciana, es que el paro sea una preocupación porque el trabajo permite llevar una vida normal, tener ingresos, hacer planes…

– ¿Y Sanidad y Educación?

Bueno, son dos temas que siempre suelen colarse en estas listas. ¿De Sanidad que es lo que más preocupa? Pues las listas de espera, seguro porque al final es lo que tiene que ver con nuestra vida cotidiana, con lo que usamos día a día. La gente quiere ser normal, que los traten bien en los hospitales, que sus hijos estén bien escolarizados. Y eso crea sociedades unitarias. Estos temas que han salido en el último barómetro son fáciles de resolver y además permite otras opiniones y divergencias políticas. Pero los otros, los intangibles como la unidad identitaria, por ejemplo, es no es tan sencillo.

– ¿Qué pasará finalmente con la Ley de Plurilingüismo? ¿Hay alguna diferencia con el Decreto?

El Gobierno tomó la decisión de primas la cultura del esfuerzo. Eso podrá ser discutible o no, pero la realidad es esa. Es decir, que los padres que viven en zonas castellano parlantes hiciesen el esfuerzo de que sus hijos estudiasen en valenciano, tendrían la cualificación en inglés. Bien, pues parece que eso fue mal visto por los tribunales. ¿Qué hace la ley nueva? Garantizar que ninguna lengua tendrá menos del 25% y que habrá inglés, valenciano y castellano en todos los ámbitos educativos con el objetivo de que los estudiantes dominen las tres lenguas. La ley también respeta al Tribunal Constitucional sobre el tema de los repartos. Y otorga a los centros la planificación del sistema educativo o elimina las líneas exclusivas en castellano o en valenciano, entre otras medidas. Por tanto, yo creo que facilitamos a que los alumnos, desde muy temprana edad, dominen las tres lenguas. Sinceramente no veo que haya ningún problema en eso.

– ¿Parece que ya hay ambiente preelectoral y los partidos comienzan a calentar ya motores de cara a las próximas elecciones?

Ten en cuenta que nosotros no hemos sucedido a un gobierno sino un régimen, entonces tenemos mucha prisa para aprobar leyes como la de Servicios Sociales que presentó Mònica Oltra, por ejemplo. Es decir, que nos espera mucho trabajo para los próximos meses.

– ¿Y ese trabajo tensará las relaciones del Pacto del Botánico?

Lo que creo que pasará es que Compromís acentuará su “gobernalización”. Mira, ellos han descubierto el ejercicio del poder y se han “moquetizado” y no quiere pisar charcos, quiere gobernar y Podemos tiene que buscar un espacio. Mira, con todo el tema del barómetro, es verdad que la gente no sabe muy bien quién gobierna aquí. Saben que Ximo Puig y Mònica Oltra son alguien importante pero no lo tiene muy claro y eso es fruto de que la gente no lee periódicos, no reflexiona, está muy metida en redes sociales. Y eso es lo verdaderamente preocupante.

– ¿Por qué Julià Àlvaro ya no es secretario autonómico de Medio Ambiente?

A mí esa decisión no me compete, es una decisión del Gobierno. De todas formas me comentaban hace poco que lo mejor hubiese sido que cada conselleria la hubiese llevado un partido. Pero yo creo que el mestizaje ha aportado mucho y al final la empatía persona condiciona mucho el ritmo y el nivel de trabajo. En la conselleria donde han sido capaces de entenderse, la cosa ha ido muy bien y en el caso de Medio Ambiente, la incomunicación ha sido entre una secretario autonómico designado por Compromís y una consellera designada por Compromís

– ¿Qué pasó con las negociaciones de los Presupuestos?

Discutíamos sobre 300 millones cuando había 20 mil millones en juego y a mí me parece muy bien que cada uno muestra su postura, pero todos sabemos, Compromís, Podemos y nosotros, que este presupuesto era progresista y social y que tenía que llegar hasta donde tenía que llegar.

– ¿Cuántos cafés se tomó con Podemos para conseguir su apoyo para los Presupuestos?

Me costó sufrir mucho, las cosas como son. La situación se bloqueó un poco y mira, el ejemplo está en Rajoy que parece que le va muy bien sin presupuesto. Si eso pasa, deberán explicar porque se dejan de gastar 400 millones de euros en servicios sociales, por qué no se construyen 8000 viviendas, etc.

– ¿Dará un paso al frente para ser candidato a la alcaldía de Valencia?

El primero que ha apoyado a Sandra Gómez he sido yo porque se ha ganado el derecho de estar en primera línea. Con cinco concejales en el Ayuntamiento, los socialista son la referencia de la sensatez, del trabajo bien hecho. Todos los concejales están trabajando muy bien.

– ¿Pero entonces no se presenta, no?

Lo intenté en 2010 en una campaña muy divertida, la verdad. Las cosas están muy bien como están y el candidato se elegirá en primarias abiertas.

– Conforme están ahora mismo las cosas en À punt ¿Mantiene las reflexiones que hizo en su día?

Creo que hemos elegido un modelo de absoluta independencia del poder político. Y hay un consejo de administración elegido por las Cortes y que está compuesto por personas que tienen una labor titánica que es arrancar la tele de nuevo. Vamos a pasar momentos muy difíciles pero conseguirán el objetivo final. Hemos sido críticos con en las primeras bolsas parezca un porcentaje muy elevado de extrabajadores y otros que, por razones ideológicas o de edad, nunca pudo estar en el proyecto y eso se irá corrigiendo. Pero es necesario una televisión pública.