Compartir

El hospital La Fe de Valencia ha detectado un aumento de los pacientes con déficit de vitamina D. Anualmente, este centro sanitario atiende a cerca de 3.500 pacientes, entre menores y adultos, con deficiencia de vitamina D. La mayor parte corresponden a pacientes con obesidad, desnutrición y diabetes. Según la doctora Katherine García, del Servicio de Endocrinología y Nutrición de La Fe, el tratamiento del déficit consiste en “complementar la dieta, informando de las fuentes naturales de la vitamina D, y suplementar la vitamina con diferentes preparados farmacéuticos, según la gravedad del cuadro y otros factores asociados. En condiciones normales se necesitan entre 600-800 unidades de vitamina D al día para garantizar un aporte adecuado”.

En este sentido, la doctora Katherine García señala que la vitamina D es “esencial para mineralizar los huesos sanos. Sin vitamina D los huesos son frágiles y puede producir raquitismo en los menores y osteomalacia en las personas adultas”. También la falta de esta vitamina está relacionada con otras enfermedades como “los trastornos neuromusculares, que derivan en caídas, alteraciones inmunomoduladoras que están implicadas en la aparición de tumores, insulinorresistencia que conduce a diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular”, añade la doctora García. Para evitar el déficit de vitamina D el Servicio de Endocrinología y Nutrición de La Fe aconseja realizar una dieta sana en la que estén presentes los pescados azules, huevos y productos lácteos. También se recomienda asegurar una exposición solar adecuada sin descuidar las precauciones que se deben tomar para evitar quemaduras solares y cáncer de piel.

La fuente fundamental de vitamina D es el sol. El 80-90% de esta vitamina es elaborada en la piel a partir de la luz ultravioleta de las radiaciones solares, que convierten una sustancia derivada del colesterol en colecalciferol (vitamina D3). Posteriormente, esta vitamina es activada en dos pasos, en el hígado y el riñón, dando lugar a su forma activa llamada calcitroil. El 10-20% se obtiene a partir de las fuentes alimenticias (vitamina D2). Se encuentra en los pescados azules, como salmón, caballa o atún, así como, en el hígado, huevos, productos lácteos y alimentos fortificados, como los cereales y la leche.

El Servicio de Endocrinología y Nutrición de La Fe señala como una de las causas principales de la falta de vitamina D el estilo de vida actual. Entre los factores de riesgo se encuentra la insuficiente exposición solar. Para tener niveles adecuados de vitamina D se recomienda al menos 10 minutos de exposición directa al sol cada 3 ó 4 días.

En el caso de las personas con piel oscura se necesita de 5 a 10 veces más exposición que en el caso de las personas con piel clara para sintetizar la misma cantidad de vitamina D.