Compartir

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado que el Gobierno valenciano ha desbloqueado la situación de la Línea T2 de Metrovalencia, una infraestructura paralizada desde 2011, con una inversión inicial de 50 millones de euros, de los que 30 serán aportados por la Administración autonómica y 20 procederán del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Así lo ha explicado el jefe del Consell tras reunirse con el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, y el alcalde de València, Joan Ribó, con el objetivo de abordar la planificación introducida por la Generalitat con respecto al Plan Operativo 2014-2020 de los fondos Feder.

En este sentido, también se ha concretado que las actuaciones incluirán la electrificación del tramo de la vía férrea comprendido entre las estaciones de Benidorm y la nueva estación Benidorm Intermodal, a la que se destinarán 4,2 millones de euros.

Tal y como ha indicado el President, se acometerá la electrificación del tramo de la vía férrea comprendido entre las estaciones de Benidorm y la nueva estación Benidorm Intermodal, así como las obras de la Línea del Metro Valencia en el tramo de la calle Alicante – Ciudad de las Artes”, conocida como la T2-Sur. El horizonte marcado para que esté operativo este último tramo es el año 2023.

Respecto al “desbloqueo” la infraestructura de València, Puig ha asegurado que se trata de una “actuación paradigmática de lo que es una nueva manera de gestionar y de entender la planificación”, y ha insistido en que, para el Consell, ha sido un “enorme esfuerzo” buscar una fórmula para revertir la situación actual, debido a la situación de infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana.

“Nos encontramos 200 millones de euros enterrados en una obra paralizada y ahora reactivamos la T2 con 50 millones de euros de inversión en un primer tramo”, que abarca el trayecto comprendido entre la calle Alicante – Ciudad de las Artes. De estos 50 millones de euros, 20 proceden de los fondos Feder y 30, de la Generalitat.

Interés estratégico

Se trata de una línea de transporte urbano que pasa por la Ciudad de las Artes y de las Ciencias y “de gran interés estratégico”, que completará la red de metro de la ciudad de València, tras estar paralizada desde 2011.

Por este motivo, el President ha reiterado la necesidad de que el Gobierno de España “deje de ningunear y discriminar a la Comunitat Valenciana” y ha solicitado que València se sume a la lista de ciudades en las que inversiones como la que se va a realizar en la Línea T2 “llevan aparejada la financiación del Estado”.

“Es una infraestructura necesaria para coser bien la ciudad y para evitar también que el dinero que ya han invertido los valencianos y las valencianas acabe en un socavón como monumento a la mala gestión”, ha dicho el President, que ha puesto de relieve cómo desde “la buena gestión” y los acuerdos entre las instituciones “se pueden solucionar los problemas de la época de la especulación”.

Además, el Comité de Seguimiento del Programa Operativo Feder 2014-2020 de la Comunitat Valenciana ha aprobado también una reprogramación por importe de 65 millones de euros, que supondrá un dinero extra para la Comunitat de aproximadamente 42 millones de euros y la reasignación de otros 23 millones de euros, lo que hará posible trasladar inversiones de proyectos incluidos en este plan hacia otros considerados más prioritarios en esta fase del programa.

Estos 65 millones de euros, ha dicho Puig, “permitirán poner en marcha programas e inversiones necesarias para los que no disponíamos hasta este momento de recursos” y, además, suponen “una nueva muestra de confianza de las instituciones europeas con la gestión del nuevo Gobierno de la Generalitat”.

Proyectos dirigidos a las personas

Por otra parte, una vez aprobada la reprogramación del Feder 2014-2020, se van a realizar actuaciones destinadas a la digitalización de los ecoparques de la Comunitat Valenciana, mediante la implantación de un sistema informatizado y automatizado de la red global de ecoparques fijos y móviles de toda la Comunitat. Esta iniciativa, que contará con una inversión de 20 millones de euros, beneficiará a todos los municipios en su conjunto y facilitará a los ciudadanos la separación de los residuos para su reutilización y posterior reciclado.

Asimismo, se han incluido iniciativas dirigidas a mejorar la eficiencia energética y la reducción de emisiones de CO2 en la edificación y en las infraestructuras y servicios públicos, impulsando la figura de las conselleries como entes dinamizadores en materia de ahorro y eficiencia energética, con una financiación de 3,9 millones de euros.

También se va a promover, con 20 millones de euros, la conservación del patrimonio cultural de los municipios de la Comunitat Valenciana, contribuyendo así a impulsar el turismo como elemento clave para el desarrollo y la vertebración de esta comunidad.

Inclusión de las estrategias EDUSI

Las Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, conocidas como EDUSI, se dirigen a fomentar la sostenibilidad y la consideración del territorio como un factor de competitividad, ayudando a su vertebración. Por ello, la Comunitat Valenciana ha considerado conveniente destinar parte del Feder a la promoción de estas estrategias, que permiten llevar a cabo importantes proyectos que contribuyen al desarrollo y crecimiento de los municipios valencianos.

Dada la importancia de estas actuaciones, en la reprogramación del Feder 2014-2020 el Consell ha incluido una dotación de más de 14,6 millones de euros para las estrategias EDUSI, cantidad que representa el 35% de la dotación extra incluida en esta reprogramación.

Por último, la Generalitat impulsará planes de I+D+i para la creación y consolidación de empresas innovadoras, con una inversión de 5 millones de euros.

El Fondo Europeo de Desarrollo Regional es uno de los principales instrumentos financieros de la política de cohesión europea, cuyo objetivo es contribuir a reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las regiones europeas y el retraso de las regiones menos favorecidas. Por ello, a través de este fondo, se presta especial atención a las regiones que sufren desventajas naturales o demográficas graves y permanentes, como las regiones más septentrionales con una escasa densidad de población y las regiones insulares, transfronterizas y montañosas.