Compartir

Bodegas Murviedro, uno de los emblemas vinícolas de la provincia de Valencia y que el año pasado cumplió su 90 aniversario, ha presentado su nueva imagen bautizada como Muri Veteres, termino en latín que hace referencia a los muros viejos de Requena. De esta manera, los responsables de Bodegas Murviedro abrazan con contundencia sus raíces, su historia y su tradición. La base de su historia y su desarrollo.

Una noche de estreno. Una noche de cambios y cuyo emblema, el vino La casa de la seda, abandera esta nueva imagen que la posiciona como una de las bodegas con más solera del territorio. Este must de la viticultura viene acompañado por tres nuevas gamas que condensan las variedades de uva más representativas de la Comunitat Valenciana.


El etiquetado, una de las partes importantes de la botella y que sirve de carta de presentación de cualquier caldo, también ha sufrido modificaciones. Un diseño atractivo que emula los dibujos de las antiguas telas. Piezas que se comercializaban en la época de la ruta de la seda y que está realizada a base de flores y estampados elegante convirtiendo cada botella en un ejemplo de distinción.

Legado histórico y territorialidad. Pero también vanguardia y modernidad son todos los elementos que Bidegas Murviedro ha mezclado para conseguir una imagen más potente en el mercado y conseguir siendo el referente que es en el sector vinícola valenciano.