Compartir

La empresa Indukern de Fuente del Jarro, padeció uno de los incendios más devastadores que se recuerdan en Paterna. Muchas empresas se vieron afectadas y centenares de trabajadores quedaron, momentáneamente, sin trabajo.

100 días después, la tranquilidad ha regresado a la zona. La empresa sigue vigilada las 24 horas del día para registrar los accesos de algunos de los trabajadores, que realizan controles continuos de lo que queda dentro del recinto y evitar el robo de hierro y chatarra.

Pero aunque el hermetismo alrededor de la situación actual de la empresa es total, algunos trabajadores han comentado que siguen desolados por lo que les ha tocado vivir

De momento, un esqueleto de hierro calcinado es lo que queda de la empresa Indukern. Unos restos que atestiguan la magnitud de un incendio que puso en jaque la seguridad de miles de personas, no solo del polígono Fuente del Jarro, si no de la ciudad de Paterna en general.