Compartir

La Diputación de Valencia ha puesto a disposición de los ayuntamientos una nueva línea de ayudas valoradas en más de un millón y medio de euros. Este nuevo compromiso de la Corporación provincial se ha presentado hoy con el propósito de favorecer la inversión municipal en materia de gestión forestal y prevención de incendios.

Esta nueva línea de actuación nace además con el objetivo de acabar con el “abandono” en políticas de prevención. Una situación que la vicepresidenta de la Diputación, Maria Josep Amigó, no ha dudado en denunciar.

Entre las medidas adoptadas se encuentra la adecuación de sendas y caminos forestales, la eliminación de especies invasoras y la recogida de residuos. Toda una serie de actuaciones con las que, en palabras del diputado Josep Bort, “se salda una deuda pendiente con los municipios”.

La previsión elaborada por la propia Diputación es que más de 100 localidades puedan beneficiarse de estas ayudas. Y es que con ellas se luchará por evitar incendios y proteger así el medio ambiente de todos los valencianos.