Compartir

Hace ya 50 días que los okupas tomaron las instalaciones del colegio mayor Lluis Vives, propiedad de la Universitat de València y que lleva 5 años en desuso. Desde ese primer día, los ocupantes llevan viviendo en el edificio, de manera casi impune hasta esta semana cuando la Universidad les dio un plazo de 24 horas para abandonar el edificio pacíficamente o de lo contrario el juzgado tomaría cartas en el asunto. Para el abogado Andrés Goerlich, la Universitat debería devolverle el esplendor al colegio, ya que fue una institución de mucha relevancia en la ciudad y otorgarle el uso cultural que siempre ha tenido.

Ante una posible reunión con el movimiento Okupa, el letrado tiene que claro que con la ilegalidad no se puede negociar aunque haya cierto margen, pero la ley debe estar para hacerla cumplir.

El abogado se ha mostrado preocupado por el movimiento okupa. Ciudades como Madrid o Barcelona ya han presentado episodios de estas mismas características y Goerlich teme que esto se contagie y que Valencia tenga “un estigma más del que arrepentirse como la corrupción”.

Los okupas del Lluis Vives tienes las horas contadas. La Universitat quiere disponer de sus propiedad, rehabilitarlo y darle un uso para evitar otra ocupación.