Aumenta el número de viandantes en las calles comerciales de Valencia

Las calles Colón y Jorge Juan de Valencia tienen un coste por cliente potencial más elevado que la calle Pelayo de Barcelona.

138

El Informe Big Data sobre el Comportamiento del Consumidor realizado anualmente por la empresa TC Group Solutions tiene por objetivo dar a conocer en detalle el comportamiento de las distintas ciudades, áreas y calles comerciales del país a través de su flujo de peatones, los días y horas de más y menos afluencia, o el coste por cliente potencial derivado del precio de alquiler inmobiliario, a la vez que analiza el comportamiento de este consumidor omnicanal para detectar nuevas tendencias.

Este tercer Informe sobre el comportamiento del consumidor, desglosado para las calles valencianas, se acaba de presentar hoy en Valencia, junto con los resultados de los tres primeros trimestres de 2018.

Desde enero hasta el 30 de septiembre del 2018, las calles comerciales valencianas han experimentado un aumento del tráfico peatonal del 4,88% respecto al año anterior, que en este caso también aumentó un 8,96% respecto 2016. Este aumento acumulado de casi el 15% da muestra de la buena salud comercial del centro urbano, especialmente concentrado en las 5 calles más transitadas de la capital valenciana, por este orden de concurrencia como Colón, Jorge Juan, San Vicente Mártir, Ruzafa y Xàtiva

El mes de junio ha sido el más concurrido en lo que llevamos de 2018, con un tráfico global de 5.483 peatones diarios, un 10,54% más que el mismo mes del año anterior. En la calle Colón, este aumento del mes de junio ha sido del 33,67%, llegando a los 12.554 peatones diarios.

Marta Fernández Melgarejo, directora de Marketing de la empresa, y responsable del estudio, insistió en la importancia de calcular el CPC (Coste por Cliente Potencial) de cada localización comercial, a la hora de tomar una decisión de expansión y/o de negociación de rentas comerciales: “debe tenerse claro el coste por impresión y el coste por click de los comercios offline, de la misma manera que lo tienen los comercios online”.

Según este indicador, un espacio comercial de 80 m2 en la calle Colón o Jorge Juan de Valencia estaría pagando 3,1 y 3,4 céntimos de euro por cliente potencial respectivamente, frente los 4,1 que pagaría en la calle Fuencarral de Madrid o los 2,7 en la calle Pelayo de Barcelona.

Otra conclusión que se extrae del estudio es el fenómeno del Black Friday, que llega para quedarse. A lo largo la semana 47 del año 2017, el tráfico peatonal de todo el país aumentó en porcentajes que van desde el 5,2% (Barcelona) hasta el 16% (ciudades del Grupo II). Incluso, en Madrid, el Black Friday del 2017 (24 de noviembre) se convirtió en el día más transitado del año, superando cualquier otro día del periodo navideño.

En Valencia, el Black Friday ya fue el día más transitado del 2016, con una media global de 7.004 peatones, y en 2017 aumentó un 9,65%, llegando a los 7.680 peatones. Con todo, éste no fue el día más transitado del año de la capital valenciana, ya que fue superado por las fallas del 17 de marzo, día en que se obtuvo un tráfico medio global de 7.841 peatones.

2017 ha sido un año de bajada generalizada en la tasa de atracción comercial, con decrementos en los porcentajes de entradas a las tiendas que van desde los 1,5 puntos (Barcelona) a los 0,5 puntos (ciudades del Grupo III). En cambio, en todas las ciudades analizadas, aumentó favorablemente la tasa de conversión a ventas: entre los 3,6 puntos (Madrid) y los 0,3 puntos (ciudades del Grupo III). Menos visitantes pero, a la vez, más dispuestos a efectuar su compra en la tienda física en lugar de deambular por la tienda evaluando los productos y acabar saliendo con las manos vacías. Menos showrooming y más webrooming.

En Valencia, estas fluctuaciones en 2017 han sido mínimas; la bajada en la tasa de atracción fue de 0,04 puntos, y la subida en la tasa de conversión fue de 0,23. En lo que llevamos de 2018 cabe mencionar el aumento en la tasa de atracción de las tiendas del sector moda, que ha sido de 2,31 puntos y situándose en el 8,53%, superando al de ciudades como Barcelona (6,98%) y muy cercano al conseguido por Madrid (8,68%).

La tendencia de este año parece que va cambiando, ya que las tasas de atracción vuelven a subir, en detrimento de las de conversión. El informe señala que en España, el 37,6% de los clientes que entraron en una tienda a pie de calle en 2017 acabó comprando algo mientras en 2018, este porcentaje ha bajado al 35,69%.

Álvaro Angulo, fundador y CEO de la empresa, culminó la presentación dejando claro el mensaje: “Los negocios online se dedican a acumular, procesar, estructurar y rentabilizar todos los datos posibles para competir mejor. Solo cruzando los datos de ambos mundos podrá el retailer offline convertir la amenaza en oportunidad y competir, o convivir, con el mundo online en igualdad de condiciones. Pero tanto dato e información hace que debamos poner especial atención a la legalidad de la recogida, almacenaje y tratamiento de la información, se debe estar muy atento y cumplir siempre con la legislación, en continua evolución.