La playa canina de Valencia reabre el baño para mascotas: horario y normas
Un usuario de la playa canina de Pinedo junto a su perro dálmata.

Valencia arranca la temporada Playa Can 2022 en Pinedo. El objetivo de esta playa es prestar un servicio a las personas dueñas de mascotas para que puedan disfrutar del mar de manera sostenible y respetuosa con el entorno; el resto de usuarios; y los propios animales.

En 2019, la Playa-Can ya obtuvo la Q de Calidad Turística. Esta está certificada y reúne todos los requisitos para poder lograr la calificación de Bandera Azul, si bien el organismo que las otorga no permite su compatibilidad.

El concejal de Playas, Giuseppe Grezzi, ha indicado que esta playa está reforzada en la limpieza de la arena y en el análisis de muestras de agua y arena. El servicio de vigilancia y gestión se realiza a través de contratación abierta; y las labores de socorrismo y salvamento las presta Cruz Roja. En cuanto a los recursos materiales, toda la Playa-Can está acotada y segregada del resto de la playa de Pinedo mediante postas y cordada.

Área señalizada para mascotas en la playa de Pinedo.

El área para las mascotas está señalizada con un punto de información, donde se suministran elementos de higiene y de información. Además, ofrece una pasarela y ducha específica para perros. Las personas usuarias tienen acceso a las con las condiciones de la estancia también en una serie de carteles informativos.

En cuanto al resto de la playa, igual que las demás playas urbanas de Valencia, cuenta con elementos como quiosco, hamacas, duchas y papeleras. El servicio estará en funcionamiento en horario de 09:30 a 19:30 horas hasta el 15 de septiembre.

NORMAS DE LA PLAYA CANINA DE VALENCIA

El uso de la zona acotada Playa-Can está recogido en los artículos 35 y 36 de la Ordenanza de Playas del Ayuntamiento. En ellos se recoge que los perros deberán tener y llevar su documentación actualizada (pasaporte veterinario y tarjeta de identificación). Además, tendrán que estar controlados y sujetos en todo momento en la zona señalizada. Del mismo modo, los perros potencialmente peligrosos deberán llevar bozal.

Cada propietario será responsable de los posibles daños que cause su animal y estará obligado a recoger los excrementos. Por otra parte, se exige velar para no causar molestias al resto de usuarios. También deben respetar la zona de seis metros con el agua. El personal de playa podrá controlar en cualquier momento el chip de los animales.