Muchas casas derruidas, pisos con okupas y calles donde todavía puede encontrarse droga. Esta es la realidad que se vive en pleno siglo XXI en la ciudad de Valencia, concretamente en el barrio del Cabanyal.

Esta zona marítima lleva más de veinte años de degradación, aquí los problemas urbanísticos son un mero reflejo de las dificultades sociales que viven muchos de sus habitantes. Poner fin a todo esto es el objetivo de los vecinos, por ello demandan al Ayuntamiento que se realice un programa social que apueste por la inclusión.

Desde la Asociación de Vecinos del Cabanyal tienen muy claro una de las principales problemáticas de este barrio: la okupación de viviendas. Para ayudar a solucionar esto es vital la política del consistorio, una gestión que aseguran que está tardando en llegar.

Y aunque los vecinos del Cabanyal son conscientes de las mejoras del barrio, aseguran que todavía “queda mucho por hacer”. Por el momento seguirán a la espera de unas respuestas que no llegan y que servirán para renovar uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad de Valencia.