El concejal de Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, ha visitado esta semana la planta potabilizadora del Realón, en Picassent, donde ha puesto en valor la inversión de 4 millones de euros destinada a “eliminar las sustancias presentes en el agua que abastece esta infraestructura y que le confieren un regusto a tierra”.

Estas actuaciones suponen “una de las obras de inversión más importantes de este año en una de las dos plantas potabilizadoras que gestiona y son propiedad del Ayuntamiento de València, pero que abastecen a 1.600.000 personas del conjunto del área metropolitana”, ha señalado el concejal.

El edil ha explicado que está intervención está dirigida a “mejorar el sabor, el gusto y el olor del agua, algo que incide en la percepción que los ciudadanos tienen de un objeto de consumo diario y constante como es el agua potable de toda la ciudad y el área metropolitana; por ello, entendimos desde el Ayuntamiento y la Entidad Metropolitana que era necesario darle una solución”.

Vicent Sarrià durante la presentación del proyecto en la potabilizadora de Picassent.

En concreto, se está instalando un sistema de generación, dosificación y mezcla de ozono, o lo que se denomina, tratamiento de pre-ozonización. La duración de las obras es de 1 año y medio y se requerirá una segunda fase para cubrir el cien por cien del caudal de la planta. Esta actuación, que en su conjunto suma 9,4 millones de euros está incluida en el Plan de Inversiones en Plantas Potabilizadoras.

Como paso previo a la redacción del presente proyecto, en el año 2016, se efectuaron una serie de ensayos piloto en la planta potabilizadora de El Realón (Picassent) a fin de determinar la idoneidad de los tratamientos de preoxidación a aplicar, concluyéndose la efectividad de la combinación de ozono (O3) y agua oxigenada (H2O2) en la mejora de la calidad del agua, especialmente en la eliminación de olores y sabores.

Las nuevas bolsas de Consum que ayudan al medio ambiente