Un método japonés permite ahorrar 200 euros al mes sin privarse de nada

La técnica llegada desde el este asiático ayuda a conocer en qué estamos destinando nuestro dinero y de qué forma podemos optimizarlo sin sacrificar nuestra economía

CRISTINA CORREDERA. ¿Cuántas veces acaba la semana y no recordamos lo que hemos gastado? No podemos retener todos los gastos en nuestra cabeza, es humanamente imposible y económicamente poco rentable.

Así, que en los tiempos que corren donde los precios cada vez son más altos y las dudas sobre la viabilidad de tener una pensión cuando nos jubilemos van en aumento, lo mejor es ir ahorrando. Los datos anuales del Instituto Nacional de estadística reflejan la tasa de ahorro de los hogares en 2018 descendió al 4,9% la más baja de la historia, seis décimas menos que en 2017. Sin embargo, las cifras del último trimestre demuestran que la preocupación por la crisis que se acerca está frenando el gasto y aumentando el ahorro de los españoles. Ya que, la tasa de ahorro de los hogares en el segundo trimestre de este año fue del 19,3% de su renta disponible, superior al 16,3% del mismo trimestre del año anterior.

¿En qué consiste?

Es una libreta en el que apuntas todos tus gastos diarios, hasta los que te parezcan más insignificantes. Una buena forma de recordar todos los pagos puede ser guardar todos los tickets o ir apuntando en el móvil lo que vas gastando para, al llegar a casa, anotarlos en el Kakebo de forma organizada.

Siguiendo este método tenemos que dividir nuestros gastos en cuatro categorías:

  • Supervivencia: la comida, el alquiler, el transporte y todo lo necesario para vivir.
  • Opcional: son los gastos relativos al ocio como tomar algo, compras de ropa, salidas con amigos, etcétera.
  • Cultura: como las visitas a museos, conciertos o entradas de cine.
  • Extras: son los gastos imprevistos que pueden surgir en cualquier momento, como la reparación de tu coche, un regalo de boda, una multa, etcétera.

¿Cuál es su utilidad?

Esto nos sirve para ser conscientes de todo lo que gastamos y visualizar posibles cambios en nuestra economía. De este modo, podemos detectar gastos innecesarios como la inscripción al gimnasio al que no vamos, dar de baja suscripciones que ya no utilizamos y un largo etcétera que nos permite optimizar nuestro ahorro.

Aprender de otras culturas puede beneficiarnos en muchos casos como este. El ritmo frenético del día a día nos impide ver la economía de nuestro hogar está fuera de todo orden. Este método japonés demuestra dedicándole unos minutos al finalizar el día podemos llegar conseguir ahorrar gran parte de nuestro salario al mes.

El método del sobre, complemento del Kakebo 

Esto no es todo, otra forma de ayudar a tu ahorro es el método del sobre. Este método limita el gasto en ocio. Consiste en guardar en un sobre o una hucha a principio de mes una cantidad planificada a esta partida. Al hacerlo antes de que empiece el gasto mensual, en tu planificación ya no cuentas con ese dinero que has apartado, por lo que vives como si no contaras con ello. Lo bueno, es que ciertamente ese dinero sigue siendo tuyo, gracias al método no lo has derrochado innecesariamente y podrás contar con ello en el futuro.