Cómo evitar la peligrosa “hipnosis de carretera”

La conducción suele ser correcta, el conductor hace lo que se espera, pero no tiene constancia de haber realizado este trayecto

multa

La hipnosis de carretera supone un estado mental en el que una persona puede conducir un vehículo de la manera esperada y correcta sin el recuerdo de haber hecho eso conscientemente. La conducción suele ser correcta, el conductor hace lo que se espera, pero no tiene constancia de haber realizado este trayecto. Es una especie de trance que se suele dar, sobre todo, cuando se realiza el mismo recorrido de manera habitual. El conductor ya conoce el trayecto, sus peculiaridades, el paisaje, incluso puede que el tráfico sea prácticamente igual cada vez.

Gracias a la experiencia, los conductores son capaces de realizar la mayoría de las tareas de la conducción de manera automática. Cambiar de marcha, el juego de pies a la hora de arrancar y, en algunos casos, maniobras de esquivar coches, de esas que uno no sabe cómo ha ejecutado.

Para evitar la hipnosis de carretera, debes descansar lo suficiente antes de viajar. Conviene dormir bien un mínimo de siete horas antes de salir. Mantenerse hidratado es básico para evitar la fatiga, lleva contigo siempre una botella de agua cerca. Realiza paradas de descanso frecuentes, como mínimo cada dos horas, o 200 km. Si te encuentras cansado, para con mayor frecuencia y estira el tiempo de descanso lo necesario.

No fijes la vista en un solo punto. Fíjate en los detalles de la vía y alrededores, pero siempre y cuando esto no te reste atención a la carretera. De esta manera podremos ser conscientes del trayecto y evitar caer en ese trance de la hipnosis de carretera. Sobre todo hay que tener prudencia a la hora de conducir y, ante cualquier síntoma prematuro de fatiga al volante, actuar y no seguir conduciendo.

Una adolescente inventa un proyecto que elimina el punto ciego de los coches