El futuro de los millennials: jubilación anticipada y sin cobro de pensiones
Un grupo de jóvenes mira los teléfonos móviles con mascarillas. FOTO: Malton Dibra (EFE).

El BBVA ha presentado hoy los resultados de la IX Encuesta del Instituto BBVA de Pensiones. En esta edición, el estudio se ha centrado en la generación de los millennials, los jóvenes nacidos entre 1978 y 1999.

Según los resultados, un tercio de los encuestados ha asegurado querer jubilarse lo antes posible sin esperar a los 65 años. En el caso de la Comunitat Valenciana, la media de edad en la que los jóvenes desean jubilarse es a los 63,6 años frente a los 63,1 de la media nacional. Por el contrario, destaca que un 5% de los millennials preferiría permanecer en el mercado laboral el máximo tiempo posible.

La socióloga Elisa Chuliá ha explicado que casi la mitad de los encuestados (48%) todavía no han pensado a qué edad se jubilarán. La cifra varía si se compara por grupos de edades. La mayoría de los adultos de 32 a 42 años sí han pensado sobre ello (59%); por el contrario, los menores de 31 años aseguran no haber pensado cuál será su edad de jubilación (55%). Chuliá ha declarado que esta diferencia en la forma de pensar se asocia a la percepción de un retiro todavía muy lejano.

UNA JUBILACIÓN SIN PENSIONES PARA LOS MILLENNIALS

La encuesta en la que han participado más de 3.000 personas también ha revelado que casi la mitad de los jóvenes (47%) creen que no cobrarán una pensión pública. No obstante, gana ligeramente el sí (53%) con una cifra algo más alta en la Comunitat Valenciana (59%) lo que revela la confianza de los valencianos ante el sistema de pensiones de la Seguridad Social.

En este punto resulta llamativo que la falta de seguridad en las pensiones públicas no determina el comportamiento de ahorro. Sólo el 19% de los escépticos ha comenzado a ahorrar para su vejez.

Respecto al hábito de ahorro, seis de cada diez millennials todavía no ahorran para la jubilación. Sin embargo, aseguran que sí sería conveniente hacerlo. Chuliá ha declarado que los encuestados han marcado los 37 años como la edad clave para empezar a ahorrar. La cifra cuadra con los datos extraídos del estudio ya que hasta los 30 años sólo es un 9% de los jóvenes quienes ahorran para la jubilación. La cifra crece considerablemente de los 31 a 39 años (21%) y alcanza máximo en los mayores de 39 años (29%).

Preguntados sobre cuáles son los instrumentos más usados para ahorrar cara a la jubilación hay un claro vencedor. Casi la mitad de los ahorradores (48%) utilizan los planes de pensiones individual o asociado; les siguen los depósitos o libretas de ahorro (28%); y la tercera posición la ocupan tanto los fondos de inversión o bolsa como los planes de pensiones de empresa (14%). Por detrás quedan las propiedades inmobiliarias (10%); otros activos no financieros (8%); los seguros de ahorro y rentas vitalicias privadas (7%); y otros activos financieros (6%).

APUESTA POR LA REFORMA DEL SISTEMA DE PENSIONES

Según los datos, tres cuartas partes de los encuestados creen que el sistema de pensiones precisa de reforma. Un 56% de los valencianos cree que dicha reforma debería ser rotunda y cambiaría el funcionamiento actual. Por el contrario, un 30% considera que sólo deberían realizarse cambios parciales limitados a algunos parámetros concretos.

Según Chuliá, esas ganas de cambio pueden estar asociadas a que el 68% considera que el actual sistema de la Seguridad Social aumentará su déficit en las próximas décadas al crecer la esperanza de vida y crecerá por tanto la inviabilidad de cobro. Además, el 67% de los valencianos encuestados cree que cobrará menos que todo lo cotizado en su vida laboral.

Respecto a cómo debería ser el modelo ideal, el 48% apuesta por un sistema mixto. Dicho sistema sería la combinación de una pensión pública complementada con ahorro privado. Lo que no están conformes es que se paguen más impuestos para resolver el problema. Consideran que sería mejor incentivar fiscalmente los planes de empleo. Éstos supondrían que el Gobierno exigiese a las empresas ofrecer a sus empleados un plan de pensiones como parte de su retribución de modo que cada trabajador tuviese una cuenta de ahorro propia que pudiese llevarse consigo en los diferentes cambios de empresa.

LA IDEA DEL PROGRESO GENERACIONAL PIERDE FUERZA

Entre los milennials está muy presente la idea de que su vida actual es pero que la que tuvieron sus padres a la misma edad. Sólo cuatro de cada diez valencianos cree que su vida actual es mejor que la de sus progenitores. Además, la visión es más negativa entre aquellos que cuentan con estudios universitarios.

Este pensamiento dista mucho del que tuvieron sus padres en su día. Los baby boomers consideraron que la mejora respecto a sus progenitores era muy clara (70%).

Respecto a la idea de paternidad, el 73% de los millennials no tiene descendencia y el 32% no la desea. Sólo el 27% ya tiene algún hijo aunque la presencia se reduce al 4% si se habla de los menores de 31 años. En cuanto al número de hijos promedio está en 1,7. Sin embargo, aquellos que sí desean tener les gustaría que fuesen dos.