Los costes del ERE recortan los beneficios de CaixaBank en el primer semestre del año

El Grupo obtiene un beneficio de 622 millones, cifra que hubiese alcanzado los 1.307 millones de euros de no haber asumido el coste del acuerdo laboral

Caixabank
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la presentación de resultados.

El Grupo CaixaBank, presidido por Jori Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar, obtuvo en el primer semestre de 2019 un beneficio atribuido de 622 millones, un 52,1% menos que el mismo periodo del año anterior. En su evolución incide el acuerdo laboral alcanzado en el segundo trimestre que ha supuesto un gasto de 978 millones de euros (685 millones de euros netos). Excluyendo este efecto, el resultado se incrementaría un 0,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, hasta los 1.307 millones, y el ROTE se situaría en el 9,4%.

El margen de intereses del primer semestre asciende a 2.478 millones (+1,9% respecto al mismo periodo de 2018). Esta partida está impactada, principalmente, por el incremento de los ingresos del crédito y los menores costes de financiación retail e institucional. Los ingresos core del Grupo se mantienen estables en la evolución interanual. En la variación trimestral se producen mayores ingresos core (+1,5%), principalmente por mayores comisiones e ingresos por contratos de seguros.

Los ingresos por comisiones se sitúan en 1.248 millones de euros, -3,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En esta línea, las comisiones bancarias, valores y otros ascienden a 719 millones de euros (-3,0%), que están impactadas, entre otras, por menores operaciones singulares en banca de inversión.

En cuanto al ingreso de la cartera de participadas, los ingresos por dividendos incluyen en el segundo trimestre de ambos ejercicios el dividendo de Telefónica por 104 millones de euros. Adicionalmente, el segundo trimestre de 2019 incluye el registro de 46 millones de euros brutos correspondiente a BFA.

En este sentido, los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación disminuyen 294 millones de euros (-58,4%) respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, esencialmente, por la no atribución en 2019 del resultado de BFA y Repsol (312 millones de euros en 2018). Excluyendo este efecto, la evolución de dicho epígrafe sería positiva (+9,4%). En el segundo trimestre, CaixaBank ha finalizado la venta de su participación en Repsol.

El resultado de operaciones financieras se sitúa en 261 millones de euros (-10,9%), que incluye en el segundo trimestre, entre otros, la materialización de plusvalías en activos de renta fija. En 2018 incluía el registro de la revalorización de la participación de BPI en Viacer en el contexto de su desinversión y el resultado de la operativa de coberturas asociadas a las obligaciones subordinadas amortizadas anticipadamente.

Además, el segundo trimestre del año incluye la contribución al Fondo Único de Resolución (FUR) por importe de 103 millones de euros (97 millones de euros en 2018).