El Ayuntamiento de València destina más de una treintena de operarios e invierte 6.548 euros al día en el dispositivo especial de limpieza que trabaja domingos y festivos en las zonas de botellón de la ciudad.

Este dispositivo especial está destinado a limpiar las calles de más concurrencia durante 52 domingos al año y 14 festivos. Los sábados es el servicio ordinario el que se dedica a estas tareas.

El concejal de Ecología Urbana y vicealcalde, Sergi Campillo, hace un llamamiento a la ciudadanía para fomentar actitudes cívicas que sean compatibles con el ocio, el descanso y mantener las calles limpias.

Campillo ha destacado que la lucha contra el «botellón» tiene diversos frentes por los problemas de convivencia que genera con el vecindario y el estado en el que acaban las calles llenas de residuos y basura. «Debemos reflexionar sobre el impacto que tiene esta práctica en los recursos públicos y fomentar actitudes cívicas que sean compatibles con el ocio, el descanso y mantener las calles limpias».

Este dispositivo especial de limpieza, que actúa de manera coordinada, está formado por alrededor de 30 operarios que trabajan con 10 furgones para cada brigada, 2 camiones cisterna, 6 equipos para limpiar las aceras para baldeo, 2 máquinas barredoras mecánicas y otros dos furgones hidrolimpiadores. Las brigadas se reparten por las 3 zonas de mayor concurrencia de Valencia, entre ellas: Benimaclet, Plaza Honduras, Blasco Ibañez, los puentes desde Aragón a las Artes, el área que rodea las discotecas del distrito de los Poblados Marítimos y Quatre Carreres, por los alrededores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.