Adiós a la gasolina sin plomo 95, 98 y al diésel. Las estaciones de servicio de toda Europa están de estreno. Desde ahora todos los surtidores cuentan con un nuevo sistema de etiquetado que, lejos de confundir a los conductores, aporta una información clave a la hora de poner gasolina sin importar el país en el que se reposta.

Ese nuevo etiquetado es común para los 28 países miembros de la Unión Europea pero convivirá con las pegatinas tradicionales para facilitar el repostaje a todos los conductores.

Se trata de una herramienta visual complementaria a la información actual, con ella se pretende ayudar al conductor que llega a una estación de servicio extranjera a comprobar la compatibilidad entre su vehículo y los carburantes suministrados sin importar así las diferentes denominaciones locales.

Nuevo sistema de etiquetado en los surtidores de carburante.

¿Qué información aportan esas nuevas pegatinas?

Se tratan de símbolos, letras y números. Cada forma es un combustible: gasolina (círculo), gasóleo (cuadrado), diésel sintético (cuadrado más las letras XTL) y combustibles gaseosos (rombos); mientras que el número indica el porcentaje máximo etanol (E5, E10 y E85), biodiesel (B7 y B10), hidrógenos (H2), gas natural (CNG), gas licuado del petróleo (LPG) y gas natural licuado (LNG).

A partir de ahora todos los vehículos nuevos también deberán adaptarse a la normativa y aportar estas etiquetas  junto a sus depósitos. Pero si tu coche no es nuevo y tienes dudas a la hora de repostar, desde la Asociación Española de Vendedores de Carburante (AEVECAR) recomiendan consultar con tu distribuidor local de confianza.