El fin del estado de alarma eliminará las limitaciones de las reuniones sociales
Varios ciudadanos disfrutan de las terrazas durante la pandemia. / EFE

El estado de alarma tiene los días contados. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está decidido a apoyar el fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo. Esto quiere decir que en menos de dos semanas no seguirán vigentes aquellas medidas relacionadas con los derechos fundamentales.

En este sentido, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha dado una pista más sobre cómo será la situación en nuestro país tras el 9 de mayo. En palabras del experto, los gobiernos autonómicos podrán continuar aplicando restricciones para controlar el virus, salvo en tres casos.

Los cierres perimetrales entre regiones y el toque de queda eran los conocidos hasta el momento. A este listado se añade uno más: la prohibición del derecho de reunión de grupo. De esta forma, las autonomías podrán establecer horarios en la hostelería, pero no limitar el número de personas que se puedan reunir en un parque, por ejemplo.

Así lo ha ratificado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en declaraciones recogidas por Efe. Según ha expresado, el ejecutivo cree que los datos epidemiológicos avalan que ya no sea necesaria una prórroga.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha comenzado ya a preparar la nueva fase que se abrirá tras el 9-M. Se trata de la aprobación de un decreto ley que permita dar continuidad a aquellas cuestiones indispensables a ojos de los ministerios. Sin embargo, serán medidas que no necesiten que este instrumento constitucional siga vigente dado que no tienen que ver con la restricción de derechos fundamentales.

Restricciones en la Comunitat Valenciana

Mientras tanto, la Comunitat estrenaba este lunes 26 de abril cuatro nuevas medidas que son las siguientes:

  • Los comercios no esenciales tienen permitido abrir hasta las 22:00 horas.
  • Apertura de la hostelería hasta el toque de queda.
  • Ampliación de los aforos en actividades culturales como cines, teatros o museos. Pasan del 50 al 75%.
  • Aumento de la capacidad en celebraciones como bodas, bautizos y comuniones del 30% al 50%.