Caso Alcàsser | Las 10 claves que sabemos del triple crimen más famoso de España
Miguel Ricart acompañado de la Guardia Civil en una imagen de archivo.

Han pasado más de 28 años desde aquel trágico noviembre de 1992, el mes en el que Miriam GarcíaToñi Gómez y Desirée Hernández perdieron la vida en el triple asesinato de Alcàsser que sigue con muchas ventanas abiertas.

Ahora, el caso ha vuelto a ser noticia por la reaparición de Miguel Ricart, el único juzgado por la muerte de las tres adolescentes. Éste fue localizado en un edificio okupa de Carabanchel (Madrid) tras un control rutinario de la policía. Al parecer, estaba ocupando de forma ilegal un inmueble ubicado en la calle José Garrido del distrito madrileño.

Ricart llevaba años en paradero desconocido. Fue en noviembre de 2013 cuando abandonó la cárcel de Herrera de La Mancha. Así quedó libertad tras cumplir 21 de los 170 años a los que se le había condenado por delitos de rapto, violación y asesinato.

La anulación de la doctrina Parot por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos permitió que Miguel Ricart saliese de prisión sin terminar de cumplir condena a sus 44 años de edad. Tras su liberación, se supo que Ricart se trasladó a Córdoba, de ahí a Cataluña y finalmente cruzó a Francia antes de terminar el año.

La reaparición de Ricart sumada a hallazgos producidos en los últimos meses ha hecho avivar el caso más mediático de la historia de España.

1. LA TRIPLE DESAPARICIÓN

Los hechos arrancaron un viernes 13 de noviembre de 1992. Tres jóvenes de la localidad de Alcàsser de entre 14 y 15 años se disponían a salir de fiesta a la discoteca de moda de la zona: Coolor. Ese día ninguno de los padres de las menores podía llevarlas en coche por lo que decidieron hacer autostop, una práctica hoy prohibida pero muy utilizada en aquella época de los noventa.

El trayecto que separaba sus casas del destino era de tan solo 3 kilómetros. Sin embargo, la fatalidad se cruzó en ese breve recorrido. En un primer momento Miriam, Toñi y Desirée subieron en el coche de un tal Francisco Hervás, acompañado de su novia Mari Luz. Pero este nunca llegó con ellas a la discoteca. El vehículo se estropeó y la pareja tuvo que dejar a las jóvenes en una gasolinera a las afueras de la localidad. El resto del trayecto lo debían hacer andando aunque nunca llegaron a completarlo.

Su desaparición llamó la atención de todos los medios de comunicación convirtiendo la localidad valenciana en un vivo plató de televisión. La historia de las tres niñas de Alcàsser mantuvo en vilo a todo el país durante más de dos meses.

El 27 de enero de 1993, 74 días después de la desaparición, otro suceso marcó la cronología del caso: la aparición de los cadáveres. Dos apicultores encontraron semienterrados los cuerpos de las jóvenes. Éstos se encontraban en La Romana, un paraje de difícil acceso ubicado en el término de Tous.

Fotograma de la serie documental de Netflix con los puntos clave del caso en el municipio de Alcàsser.

2. LA HISTORIA QUE SE CONOCE DEL BRUTAL ASESINATO

La versión oficial de los hechos asegura que las tres niñas de Alcàsser fueron violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y su compinche Miguel Ricart. Un tiro en la nuca acabó con la vida de cada una de ellas. Sin embargo, su calvario hasta ese momento trajo consigo multitud de agresiones que las dejaron agonizando.

Al parecer, fueron Anglés y Ricart quienes recogieron a las chicas en medio de aquel camino. Desde allí, las llevaron hasta un caseron ubicado a unos 20 kilómetros de la discoteca.

En dicho caseron se produjo la tortura de las jóvenes. Según los informes de las autopsias, las violaciones fueron brutales. En ellas se llegaron a utilizar incluso objetos con filos cortantes y palos de grandes dimensiones. Desgarrador también es el hecho de que una de las pequeñas fue abusada sexualmente después de su fallecimiento.

Finalmente, fallecieron tras un tiro en la cabeza. Los cuerpos fueron envueltos en una alfombra y se enterraron a 700 metros del caseron donde los apicultores los localizaron.

huesos
Paraje en el que aparecieron los cuerpos de las niñas de Alcàsser.

3. EL ESTUDIO DE LOS CUERPOS

Los cuerpos llegaron a someterse a dos autopsias diferentes en el Instituto Anatómico Forense de Valencia. La primera estuvo liderada por el catedrático Fernando Verdú Pascual. No obstante, por requerimiento de las familias, el catedrático Luis Frontela procedió a un segundo estudio de los cadáveres.

En él se certificó que las Miriam, Toñi y Desirée habían sido violadas tanto anal como vaginalmente. Además, había desgarros en los cuerpos e incluso la mano de una de ellas había sido amputada. También destacó que faltaban algunos dientes y muelas de dos cuerpos.

Como descubrimientos destacó el hallazgo de más de 60 pelos. No obstante, sólo 29 de ellos pudieron utilizarse para averiguar su ADN. Tres de ellos eran del pubis del propio Miguel Ricart; otros dos cabellos encontrados que pertenecían a Antonio Anglés y Ricart; un pelo canoso del que nunca se supo la procedencia; y otros dos cabellos también de origen desconocido.

El propio Frontela ha llegado a declarar antes las cámaras de televisión que dichos pelos fueron requeridos por la Guardia Civil. Él doctor entregó las muestras y no pudo volver a analizarlas.

Miguel Ricart durante el juicio en una imagen del documental.

4. ¿QUIÉNES FUERON JUZGADOS?

El juicio por el triple crimen de Alcásser dio comienzo el 12 de mayo de 1997. Constó de 108 testigos, 33 peritos y un único procesado. Su duración fue de dos meses y 10 días, con un total de 49 sesiones.

Éste finalizó el 22 de julio de 1997 con un único condenado y procesado: Miguel Ricart Tárrega. El otro acusado, su compañero y delincuente habitual Antonio Anglés, se dio a la fuga y a día de hoy su paradero sigue sin conocerse.

​Ricart y Anglés eran vecinos de Catarroja. El primero tenía un importante historial policial con delitos de drogas y amenazas, entre otros. Por su parte, Anglés estaba cumpliendo condena en prisión cuando se produjo el crimen por haber secuestrado a su expareja. No obstante, éste había aprovechado un permiso penitenciario para darse a la fuga y esconderse a las afueras de las localidades valencianas.

Ficha policial de Miguel Ricart. (EFE)
Ficha policial de Miguel Ricart. / EFE

5. EL PARADERO DE ANTONIO ANGLÉS

Antonio Anglés fue señalado como principal sospechoso pero nunca pudo ser juzgado tras su huida y desaparición de Alcàsser. Anglés se dio a la fuga en enero de 1993 tras un cambio de imagen que le tiñó de rubio. Al parecer, permaneció unos meses en un pueblo de la provincia de Cuenca antes de irse a Portugal.

El valenciano viajó hasta Lisboa donde subió a bordo del ‘City of Plymouth. La tripulación lo localizó y le encerró en un camarote del que huyó el 23 de marzo del 93. En esta fecha el buque se encontraba en Dublín.

Aunque se pensó que Anglés había podido fallecer ahogado, en febrero de 2020 el juzgado de Alzira emitió una comisión rogatoria internacional para tomar declaración al que fue capitán del barco en el que Anglés escapó. La jueza de Alzira emitió la solicitud de auxilio judicial a las autoridades británicas puesto que es allí donde reside Kenneth Farquharson Stevens, el capitán al mando del barco en 1993.

¿Por qué más de 25 años después? La investigación se retomó el pasado año tras un programa de laSexta emitido en 2018 con motivo del 25 aniversario de los crímenes. En él entrevistaron a Kenneth Farquharson. Este dijo entonces que Anglés podría haber recibido ayuda por parte de alguno de sus marineros para huir en Irlanda.

Tras esta entrevista, la policía envió al Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira un informe detallado sobre la existencia de indicios de la fuga de Anglés como polizón con el fin de poder reabrir la investigación siguiendo esta nueva pista.

Caso Alcasser: lo que sabemos 28 años después
Ficha de búsqueda de Antonio Anglés.

6. EL HALLAZGO DE NUEVOS HUESOS

A raíz del documental de Netflix sobre el caso Alcàsser, estrenado en junio de 2019, fueron muchos los que optaron por hacer necroturismo y acercarse hasta el paraje en el que se localizaron los cadáveres de las menores.

En una de esas visitas, una pareja encontró tres huesos que envolvieron en papel de aluminio y dejaron en un cuartel de la Guardia Civil de Oliva. El 20 de febrero de 2020 se descartó que pudiesen ser huesos de Desirée. Sin embargo, el 10 de noviembre de 2020 se confirmó que los huesos pertenecían a Miriam.

7. TEORÍAS E HIPÓTESIS DEL CRIMEN DE ALCÀSSER

Algunos investigadores apuntan que los inculpados fueron escogidos como meras “cabezas de turco” de un entramado criminal con mucha más gente involucrada. Se ha hablado de redes de pederastia; de grabaciones de vídeos snuff; e incluso de personajes de la alta política española implicados.

Fernando García, padre de Miriam, participó en un especial de ‘Cuarto milenio’ (Cuatro) donde confesó sus creencias en relación al crimen. García le desveló a Iker Jiménez que el creía en la inocencia de Anglés y Ricart. “Son dos personas que tuvieron que buscar para cubrir un expediente” y es que García sigue “sin creer en las versión oficial”. “A mi hija la mató alguien que no salió. A día de hoy está en la calle, no se le ha juzgado, ha salido impune”.

8. LA CINTA SECRETA

Durante el documental de Netflix producido por Bambú Producciones, el criminólogo Juan Ignacio Blanco confesaba seguir apostando por la teoría de una trama criminal con personas muy importantes implicadas.

Para él, el terrible suceso fue “un crimen de Estado” en el que hubo un doble enterramiento de los cadáveres. Además, aseguraba que las niñas estuvieron retenidas hasta en cuatro lugares diferentes antes de morir.

No obstante, el experto no consiguió aportar pruebas concluyentes, aunque afirmaba tener una cinta de vídeo con imágenes grabadas por los criminales donde aparecería una de las menores y varios implicados. Dicho vídeo de contenido sádico-sexual buscaba demostrar su teoría, pero jamás lo hizo público.

El padre de Miriam confesó en televisión haber visto la cinta físicamente. Aunque señaló que desconocía las imágenes que había en ella porque nunca llegó a ver su contenido. También reconoció que el mismo Juan Ignacio le pidió que no la viese y le aseguró que la iba a poner “a buen recaudo” para que fuese su “seguro de vida”. No obstante, éste falleció el 3 de julio de 2019, menos de un mes después del estreno del documental, a causa de un cáncer de colon.

El criminólogo Juan Ignacio Blanco en el documental de Netflix.

9. LA FAMILIA ANGLÈS SIGUE EN VALENCIA BAJO OTRO APELLIDO

Los hermanos Anglés cambiaron sus apellidos a Martins Monroig. Lejos de tratar de pasar desapercibidos con la nueva identidad, los hermanos del desaparecido Antonio volvieron a sentarse en el banquillo el pasado mes de julio.

Los Anglés, junto a una cuarta persona, se enfrentaron a una pena de entre cinco a doce años de prisión. Los tres estaban acusados de extorsión con delito leve de lesiones, tenencia ilícita de armas y delitos contra la salud pública.

Según relató el escrito del fiscal recogido por El Español, los hechos se remontan al 21 de diciembre de 2017. Fue ese día cuando Carlos, el menor de la familia y cabecilla del grupo, citó a su socio en su casa de Massanassa. Lo que parecía que sería una reunión de trabajo por la gasolinera que tenían en común en Yecla, terminó convirtiéndose en una pesadilla para el denunciante que fue abordado con pistolas y amenazado con una jeringuilla infectada de sida. Además, fue agredido hasta ceder a un chantaje y ser abandonado en un polígono industrial de Picanya.

10. 2029: EL AÑO CLAVE DE LOS CRÍMENES DE ALCÀSSER

Antonio Anglés está acusado de triple asesinato, tres violaciones, rapto de menores y posesión ilegal de armas de fuego. Sin embargo, todo esto prescribirá en 2029. Pasada esta fecha ya no podría ser detenido en el caso de continuar con vida. Sólo habría una excepción y es que la nueva línea de la investigación aportase datos relevantes. Esto retrasaría la extinción de la responsabilidad penal otros 20 años más.