colocación bolardos
Compartir

Tras los atentados de Catalunya, las principales ciudades han empezado a planificar mejoras de seguridad en las calles, principales vías y áreas de gran afluencia turística, siguiendo el dispositivo antiterrorista recomendado por el Ministerio de Interior. De hecho, el Ayuntamiento de Valencia y la Policía Nacional estudian con detalle los lugares de la capital donde se colocarán bolardos, jardineras y otro tipo de obstáculos para evitar atropellos, tras una primera reunión y a través de la Subdelegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana.

Tal y como aseguran desde el propio Consistorio, la decisión no corresponde al Ayuntamiento, ya que es competencia del Cuerpo Nacional de Policía. No obstante, la concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato,  asegura que se escucharán las recomendaciones de los expertos en seguridad y se colocarán según las necesidades de los servicios de Emergencias;  teniendo en cuenta, especialmente, el acceso de ambulancias y vehículos de bomberos.

Pese a las reivindicaciones de las asociaciones de vecinos, que consideran estas medidas como urgentes, desde el Cap i Casal señalan que no hay un plazo fijado, pero que es cuestión de días, ya que hay varios factores que analizar y que su ubicación no dificulte o cree molestias a los ciudadanos y al tráfico.