PSPV
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez junto al president de la Generalitat, Ximo Puig durante el último acto de partido en Alzira.
Compartir

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, pretende poner fin a la presunta trama del Partido Socialista del País Valenciano (PSPV) y ha asignado a José Luis Ábalos, secretario de Organización, seguir bien de cerca el caso ante cualquier nueva declaración.

Ábalos se encuentra con información al respecto de si se han usado facturas falsas para financiar actos del partido en campañas pasadas. Según afirmó el pasado viernes “parece que no hay trama, y esto desmonta mucho la burbuja”.

Los juzgados investigan la financiación del PSPV y Bloc desde 2016 tras recibir un informe del Cuerpo Nacional de Policía sobre una supuesta financiación ilegal de ambos partidos, elaborado a partir de una documentación que le trasladó el PP tras recibirla el partido de forma anónima.

Fuentes cercanas a Pedro Sánchez afirman que el secretario general no quiere mancharse las manos con casos de corrupción en la etapa en la que se encuentran frente al partido y espera acabar de manera rotunda ante cualquier escándalo que se boicotee al PSOE.

El Partido Socialista no va a ser cortés en ningún caso y aunque la causa judicial prescriba, si se encuentran acciones no ejemplares de dirigentes del partido, la dirección federal aplicará el Código Ético y procederá a actuar en consecuencia.

Según los socialistas ya no se habla de financiación ilegal del PSPV, sino de contrataciones irregulares. Ábalos se encuentra en una situación de tranquilidad y preocupación, ya que si no se soluciona cuanto antes lo ocurrido esto puede tener repercusión dañina y perjudicar la imagen del partido.