Compartir

Han transcurrido cinco meses desde que el pasado 10 de abril tuvo lugar la reunión constitutiva del Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y Machista. Desde entonces el Consell ha trabajado en la elaboración de un documento en el que se recogen 293 medidas agrupadas en cinco grupos de actuación que tienen como objetivo la defensa de las víctimas y la persecución de los maltratadores.

El lugar elegido para la firma del Pacto ha sido el Centre del Carme, allí no ha faltado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y la concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas, Isabel Lozano.

La propia Oltra aseguraba durante este fin de semana que el Pato supone un paso “importante y decisivo” en el camino de lograr que cualquier maltrato hacia la mujer salga del debate partidista y se vea como un “conflicto público y social y no como un hecho doméstico”.

Con este acuerdo, las instituciones valencianas, partidos políticos, universidades, medios de comunicación, cuerpos de justicia y seguridad pública, entidades y organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía se comprometen a luchar contra todo tipo de violencia hacia las mujeres, en todas sus vertientes y a cumplir, hacer cumplir y promover las acciones del acuerdo.

El pacto se divide en 5 líneas estratégicas: garantizar una sociedad libre y segura contra la violencia de género; feminizar a la sociedad; coordinar el trabajo en red para la atención de mujeres víctimas de violencia machista y de sus hijos e hijas; la sociabilización para que este tipo de violencia sea concebido como un conflicto político; y la dotación de un presupuesto estable para poder desarrollar e implementar los objetivos consensuados.

La vicepresidenta ha afirmado que ahora el objetivo es conseguir que toda la ciudadanía, tanto la organizada como cada persona a título personal, se adhiera a este acuerdo, porque la igualdad real entre hombres y mujeres se ha de construir con un “compromiso institucional y social, situando el problema de la desigualdad como un problema social estructural”.

El proceso del Pacte

El Pacte ha sido el resultado de 8 jornadas de trabajo en las que han participado los partidos políticos con representación supramunicial en cualquiera de las cámaras legislativas de la Comunitat Valenciana y a entidades feministas y representativas del asociacionismo de mujeres.

Asimismo, han participado la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), las tres diputaciones provinciales y las ciudades de más de 100.000 habitantes, junto con entidades representativas de medios de comunicación, universidades públicas, Fiscalía, Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) y el Colegio de Abogados y Abogadas.

Y, por último, se han suscrito a esta iniciativa los cuerpos de Policía Local, Policía Autonómica, Policía Nacional y Guardia Civil, así como a la Plataforma del Tercer Sector, Coordinadora de ONGDS, Mesa de Entitats y Consell Jurídic Consultiu (CJCV).