Max
Compartir

Los premios Max de las Artes Escénicas galardonaron las producciones “Oksara” y “Caída del cielo” con tres manzanas cada una. La vigésima edición de estos premios se celebró en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia y reivindicó la importancia de las autoras, “silenciadas y olvidadas como del valor de la memoria histórica, de la libertad de expresión y de la comedia y sus cómicos”.

“Oskara”, de Kukai Dantza y Marcos Morau/La Veronal, aspiraba a siete galardones y consiguió el de mejor diseño de vestuario, mejor elenco de danza y mejor espectáculo de danza.

Por su parte, “Caída del cielo”, “un tránsito matérico por la celebración que es ser mujer” de Danza Molina SL/Compañía de Rocío Molina, con cuatro candidaturas, se llevó los Max a la mejor coreografía, a la mejor intérprete femenina de danza y al mejor diseño de iluminación.

A la gala asistieron el president de la Generalitat, Ximo Puig, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y el alcalde de València, Joan Ribó, junto a la presidenta de la Fundación SGAE -que organiza los Max-, Inés París, y diputados como Rosana Pastor, Íñigo Errejón y Toni Cantó.

La ceremonia ha sido presentada por la actriz y humorista Ana Morgade y dirigida por el responsable de Comediants, Joan Font. La presencia valenciana contó con Noèlia Pérez y Josep Zapater, como directores musicales apoyados por el Cor de la Generalitat, el pianista castellonense Carles Santos, la Banda Sinfónica de Mujeres (con 60 integrantes) de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana y alumnos de la Escola Superior d’Art Dramàtic de València