San Silvestre Puçol
Compartir

La Junta Local Fallera de Puçol, por primera vez, ha organizado una carrera de San Silvestre solidaria el 30 de diciembre, para lo que ha contado con la colaboración del Club de Atletismo y del Ayuntamiento de Puçol en la organización, además de los casales falleros para las inscripciones. Por 3 euros, los participantes colaboraban con Cáritas y Mechones Solidarios, además recibían un detalle, aunque al final lo importante era la fiesta, el disfraz, el grupo, el ambiente… otra forma de vivir las fallas y las navidades.

La Junta Local Fallera continúa reinventándose y esta navidad ha dado muestras de ello con una nueva apuesta: la San Silvestre solidaria, una prueba de 3.000 metros por un circuito urbano en la cual han participado 400 corredores en esta primera edición, todos han aportado 3 euros y a cambio han recibido un detalle en la línea de salida y también fruta y agua en la meta.

«Buscábamos algo distinto, una actividad solidaria pero nueva. Al hablar con los del Club de Atletismo surgió la idea de la San Silvestre y entre los dos colectivos lo pusimos en marcha», explica José Luis Muñoz, secretario de la Junta Local Fallera. «Para el futuro no queremos mantener sólo la carrera, porque lo importante es el júbilo, el ambiente, disfrutar juntos… Una tarde en la que algunos acuden por el deporte, lo que es estupendo, pero otros para pasear y disfrutar, lo que también es estupendo».

Lo que no cambiará es el factor solidario de la prueba: en esta primera edición, el dinero en metálico va destinado a Mechones solidarios (una ONG que fabrica pelucas para enfermos de cáncer que no pueden costeárselas), mientras que el día de la carrera también se recogieron alimentos que han ido destinados al economato de Cáritas.

Y aunque no era lo fundamental, como en toda carrera también hubo ganadores, en este caso ambos del club local Cor i Muntanya: Vicent Torres y Silvia Piera, quienes recibieron sus premios de manos de la alcaldesa Lola Sánchez y del concejal de Fallas, Juan Miguel Bayarri.

«Sólo nos queda agradecer la participación del ayuntamiento, de las empresas colaboradoras y de los distintos casales falleros, que han sido los encargados de realizar las inscripciones. El balance es positivo y, por tanto, vamos a seguir dándole vueltas a la idea para que el año que viene sea una jornada más amplia, no sólo una carrera, sino una auténtica fiesta de San Silvestre», finaliza el secretario de la junta.