Compartir

Las aguas de la Albufera a su paso por Sueca están más controladas gracias a las actuaciones de adecuación del Ullal de Baldoví, pertenece al conjunto de surgencias denominado “Na Molins” y fue restaurado y adecuado al público en el año 2008, gracias especialmente a un proyecto Life. La Conselleria de Medio Ambiente concluirá durante este mes de noviembre su restauración. Al no haber sido mantenido adecuadamente, no tenía flujo y se encontraba invadido por la vegetación palustre. Además, las compuertas instaladas en su día no estaban operativas y el agua había abierto boqueras, por lo que el nivel y el flujo de la zona eran incontrolables.

Este Ullal funciona como un piezómetro natural del acuífero y su nivel de salinidad determina su mayor o menor recarga. Por otra parte, será necesario también reponer la cartelería informativa de la zona de reserva, así como la puerta de la valla que lo rodea, afectadas por actos vandálicos. El arreglo de las compuertas mejorará la capacidad de gestionar con precisión los niveles de inundación y permitirá determinar la variación de caudales y de los parámetros fisicoquímicos en función, entre otras razones, de las circunstancias meteorológicas.

El secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, considera “imprescindible” la conservación de los ullals y su mantenimiento en buen estado de conservación. “Son muy importantes para poder garantizar la conservación de la biodiversidad del parque natural y los flujos de agua, muy especialmente en épocas de grave escasez de agua, como la que estamos padeciendo”, ha resaltado.