Compartir

Tras el escrache protagonizado por miembros de España 2000 que sufrió anoche la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, en las puertas de su propio domicilio familiar las muestras de apoyo no han cesado de llegar.

El mismo president del Consell, Ximo Puig, ha instado a la Abogacía de la Generalitat a presentar ante la Fiscalía una denuncia por posibles delitos de odio hacia un cargo público. Así lo ha anunciado Puig en su intervención de esta mañana en la sesión de control de Les Corts Valencianes.

Allí el president de la Generalitat ha mostrado la solidaridad del Gobierno autonómico tanto con Oltra como con todas las víctimas de agresiones fascistas y ha reiterado que la sociedad valenciana es “de personas libres, respetuosas y esperanzadas” añadiendo que el Consell “no permitirá que un puñado de fascistas ponga en peligro la libertad, la democracia y el autogobierno” y no dejará que “vuelva a las calles para intentar atemorizar”.

Al comienzo de la sesión de control, el presidente de Les Corts, Enric Morera, también ha expresado la solidaridad de la institución valenciana y ha advertido que “la violencia ni la queremos ni nos representa” añadiendo que no aceptarán amenazas a la democracia ni a los diputados.

Desde la oposición tampoco han faltado las muestras de apoyo a Mónica Oltra. La portavoz del Partido Popular en la Comunitat, Isabel Bonig, ha anunciado que apoyará todas las medidas anunciadas por el president de la Generalitat en este aspecto y ha destacado que también trasladará al Consell “fotos de actos violentos y de intimidación” a miembros de su partido.

Así vivió Oltra el escrache de España 2000

Mónica Oltra por su parte ha querido agradecer ante los medios cada una de las muestras de apoyo que está recibiendo tal y como ha reflejado a través de la red social Twitter.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano ha anunciado que denunciará lo sucedido y ha narrado como vivió el escrache desde su domicilio.”Pensamos que tenía que ver con Halloween, pero no era así. Pusieron el himno, a Manolo Escobar (en un altavoz), y me di cuenta de que era un acto intimidatorio, cerré las ventanas y apagué las luces. Dije a mis hijos que no era una fiesta”.

“Había personas conocidas como José Luis Roberto, una persona peligrosa vinculada al fascismo en Valencia desde hace años con conexiones terribles, no sólo ideológicas, y yo desde luego voy a proteger a mi familia y a todos los que queremos vivir en liberta”, ha explicado.

“Esto me ha servido para decirle a mis hijos que en democracia a veces tenemos que defender nuestra libertad. Mi hijo mayor me preguntó si esto era la política; le dije que no, pero que a veces las personas libres tenemos que defender nuestra libertad”, ha sentenciado Mónica Oltra.