dóberman
Compartir

Una dóberman de pocos meses ha aparecido en el Realengo con heridas graves tras haber sido quemada viva. Las protectoras Sos Doberman y Patas Sin Fronteras ofrecen una recompensa a quién encuentre al culpable de este delito de maltrato animal. Actualmente están curando al animal en una clínica veterinaria de Valencia, están estudiando el mejor tratamiento.

Los encargados de su cuidado la han querido ponerle el nombre de Etna, como recuerdo del volcán. El animal ha pasado un fuerte sufrimiento durante los últimos días y necesitará un tratamiento y mucho mimos para recuperarse. La Guardia Civil de Crevillent está investigando el suceso después de que la protectora interpusiera una denuncia. El delito por maltrato animal está sancionado con hasta 18 meses de prisión.