Compartir

Los presupuestos generales del ayuntamiento de Albal para 2018 se aprobaron en la sesión plenaria extraordinaria del pasado martes, con el apoyo de los concejales socialistas y de Compromís, y el voto en contra de Somos Albal, Ciudadanos, Avant y Partido Popular.

La cifra de gastos e ingresos para este año asciende a 10.653.317 euros, un 14,48% más que en 2017. La principal novedad que recogen las cuentas municipales es la eliminación total de la deuda, que hace tan solo un año era de 2,5 millones de euros. Este hecho va a permitir al consistorio albalense afrontar importantes proyectos en el futuro inmediato que requieren una financiación extraordinaria, como puede ser la construcción de la futura estación de tren en el municipio.

En el apartado de ingresos destaca la congelación por segundo año consecutivo de las tasas e impuestos municipales, manteniendo a su vez la eliminación de alguno de ellos, como la tasa de basuras que se eliminó en 2016. Como partida extraordinaria se prevé un ingreso de 940.000 euros con la venta de algunas parcelas municipales.

En cuanto a los gastos, destaca el aumento de las inversiones, que crecerá en un 438% respecto al año anterior, llegando en 2018 a algo más de 1,5 millones de euros. Esta partida se destinará a proyectos de especial relevancia para el municipio, como son más de 900.000 euros para la expropiación y el acondicionamiento de los terrenos de la futura estación de tren, 300.000 euros para la remodelación de la piscina municipal del complejo deportivo de Santa Ana, así como otras inversiones de menor cuantía como 25.000 euros para la adecuación del mercado municipal, 15.000 euros en la adaptación del ayuntamiento viejo en un centro coworking o 20.000 euros para la adquisición de dos nuevos vehículos para la brigada municipal de obras.

Más allá de las inversiones, cabe subrayar el aumento en un 43% de la partida destinada al servicio de mantenimiento de los parques municipales, cuyo crecimiento en el municipio es continuo en los últimos años.

Aumenta a su vez el capítulo 1 de gastos de personal en 104.303 euros, al preverse la creación de un puesto de Técnico de Administración General, uno de Encargado de la Brigada Municipal y la reclasificación de tres plazas de policía local, que en cumplimiento de la nueva legislación pasarán de ser considerados de C1 a grupo B.

La portavoz socialista y responsable municipal de Hacienda, María José Hernández, destacó en la defensa del presupuesto “el extraordinario momento en el que se encuentran las cuentas municipales, en una situación de absoluta estabilidad y solidez, sin deuda, pagando a proveedores en 37 días de media, manteniendo servicios sin subir impuestos y abordando grandes inversiones vitales para el presente y futuro de Albal, además de consolidar el acento social de la gestión del gobierno municipal destinando 658.000 euros en prestaciones básicas, de acción social y de asistencia a dependientes”.

Por su parte, los grupos de la oposición justificaron su voto en contra al apreciar “gastos en partidas superfluas y falta de ambición”, según el Partido Popular, o verlos “gris y mediocres”, según la Coalició Avant. Asimismo Somos Albal los calificó de “más interesantes y ambiciosos que el año anterior”, aunque votó en contra al no incluir un estudio de viabilidad de municipalización del servicio de parques y jardines y por la inversión en la piscina municipal.