Compartir

Eran las siete de la tarde cuando Melchor, Gaspar y Baltasar llegaban a Aldaia ante la impaciencia de los más pequeños y la expectación de los no tan pequeños.
Sus Majestades recorrieron las calles de esta localidad de l’Horta Sur saludando a todos los vecinos y vecinas.

Durante su recorrido, pleno de colorido, estuvo presente, en todo momento, la animación, por parte de los colectivos locales con música popular, desfiles y ambientación. Y es que, en una noche mágica, Aldaia quiso vestirse de gala para recibir a los protagonistas de la noche.

Y así fue, Los Reyes Magos de Oriente, cada uno con su carroza y su séquito, volvieron a hacer realidad miles de sueños y despertar emociones, especialmente la de los niños, impacientes para recibir el que habían escrito en sus cartas.

Ahora, Melchor, Gaspar y Baltasar ya están de camino a casa a la espera de volver a cumplir deseos el próximo año.