La viuda negra de Patraix podría ir 22 años a prisión por encargar la muerte de su marido

El amante de Maje se enfrenta a 18 años de cárcel tras acuchillar hasta en seis ocasiones al marido de esta

Maje M. C., conocida como 'la viuda negra de Patraix', junto a Antonio Navarro.

El fiscal ha solicitado al juez una pena de 22 años para María Jesús M.C., conocida como «la viuda negra de Patraix», y una indemnización de 250.000 euros para la familia del fallecido por considerarla responsable del asesinato de su marido al encargar su asesinato.

Según ha relatado el fiscal del caso que se juzgará próximamente en la Ciudad de la Justicia de Valencia, Antonio Navarro murió el 16 de agosto de 2017 tras ser apuñalado con un cuchillo cuando se encontraba en el garaje de su hogar y se disponía a ir a trabajar.

Aunque fue Salvador R.L. el responsable del apuñalamiento, para el que se pide una condena de 18 años de prisión, aseguran que fue la propia Maje quien convenció a este de que su marido le maltrataba impulsándolo a cometer el crimen cuando estaba manteniendo relaciones con otros amantes a sus espaldas. Ambos acusados eran compañeros de trabajo en un hospital valenciano.

Para el juicio, el fiscal ha pedido que testifiquen diversos policías que investigaron el crimen además de la audición de grabaciones en las que se escuchan conversaciones mantenidas entre la acusada y el amante con el que pasó la noche previa al asesinato. Además, también se utilizarán pruebas como el cuchillo empleado en el crimen que fue encontrado por la Policía en el interior de un pozo de Riba-roja.

LA HISTORIA DEL LA VIUDA NEGRA Y CÓMO ORGANIZÓ EL CRIMEN

El relato de la acusación narra cómo la acusada se casó con la víctima en septiembre de 2016 y cómo, «en los meses anteriores a su matrimonio y durante el mismo, sin conocimiento ni consentimiento de su esposo, mantuvo relaciones afectivas y sexuales con el también acusado Salvador R.L. y con otras personas».

La relación creó en Salvador «una situación de intenso enamoramiento y dependencia emocional hacia la acusada» quien, a lo largo de los encuentros, «hizo partícipe al acusado de los problemas que decía tener con su esposo, incluyendo episodios de violencia».

En julio de 2017 Maje decidió matar a su esposo y para ello convenció a Salvador de que su situación era insostenible, lo que llevó a ambos a planificar un crimen que se ejecutaría el 16 de agosto de 2017.

«En los días previos a la fecha acordada, el acusado se ausentó de Valencia con su familia» (estaba casado y tenía una hija), mientras que, la noche anterior, ella envió un Whatsapp a su marido explicando que estaría de guardia en el hospital en el que trabajaba como enfermera y, por tanto, dejaría libre la plaza de aparcamiento en el garaje.

«salió de su escondite y estando frente a él clavó EL CUCHILLO en seis ocasiones»

De ese modo se aseguró de que él aparcara en el lugar en donde, a la mañana siguiente, le estaría esperando su cómplice. En lugar de estar en el hospital de guardia, la acusada durmió esa noche con otro de sus amantes.

A la mañana siguiente, «siguiendo el plan convenido con la acusada», Salvador entró en el garaje. Cuando Antonio acudió a la plaza para recoger su coche se vio sorprendido por el ataque del acusado, quien «salió de su escondite, le abordó rápida y sorpresivamente esgrimiendo el cuchillo y, estando frente a él, se lo clavó repetidamente en seis ocasiones». Las heridas eran mortales de necesidad y Antonio falleció poco después.

«Sobre las 13.30 horas del mismo día 16 de agosto, antes de que fuera descubierto el cadáver, los dos acusados se reunieron más de una hora en el domicilio de Valencia de una hermana de la acusada, ausente en esos días. Allí el acusado le relató los detalles de la acción homicida», explica el fiscal. «Durante ese encuentro, la acusada envió mensajes de texto mediante la aplicación Telegram al amante con quien había pasado la noche anterior proponiéndole relaciones sexuales para esa noche».