La Catedral tiene apuntaladas vigas radiales del siglo XVI afectadas por termitas y pudrimiento

Riesgo de “colapso parcial” en su fachada renacentista de la Lonja de los Canónigos . Las arcadas que dan a la plaza de la Virgen

Fotos: Inma Miñana

La Catedral de Valencia necesita la urgente rehabilitación de la fachada renacentista de su Lonja de los Canónigos, del siglo XVI. Las vigas de madera están apuntaladas afectadas por las termitas y pudrimiento. Según han informado llevan 4 años para que la Dirección General de Patrimonio apruebe el proyecto de restauración.

El arquitecto de la Catedral, Salvador Vila, afirma que “todas las vigas radiales que sostienen la techumbre de madera de la Lonja de los Canónigos, según el estudio que se hizo con georadar, se encuentran gravemente afectadas por diversas patologías, principalmente termitas o por el propio pudrimiento derivado de las filtraciones de agua desde las cubiertas lo que obliga a mantener apuntalada la estructura desde hace ya tres años”.

Fotos: Inma Miñana

También ha resaltado que “se trata de vigas de mucha envergadura, de 45 centímetros de ancho y se encuentran en muy mal estado”, insiste en que su desplome podría afectar al equilibrio de la fachada renacentista que es muy ligera al contar con gran cantidad de arcos. La Lonja de los Canónigos, conocida como la “Obra Nova” fue diseñada en 1566 en estilo renacentista por Gaspar Gregori. Se trata de una tribuna mirador de tres alturas con arcadas abiertas al exterior destinadas a la contemplación de procesiones. Consta de tres galerías superpuestas formadas por vanos con arcos de medio punto y carpanel.

Fotos: Inma Miñana