Un vídeo muestra a un grupo de animales de Valencia consumiendo sopas ante la llegada del frío

Bioparc ha ofrecido caldos calientes a los animales del parque entre otras medidas extraordinarias para afrontar la ola polar que llega a Valencia

Enero y febrero suelen ser los meses más fríos en la ciudad de Valencia y esta segunda semana del año viene marcada por una“ola gélida” y la brusca bajada de temperaturas. BIOPARC Valencia cuenta con actuaciones específicas que se ponen en marcha al comienzo de la temporada invernal, si bien, en estas circunstancias impulsa medidas extraordinarias para garantizar todavía más el bienestar de todos los animales, haciendo hincapié en las especies más delicadas o propensas a sufrir sus efectos y, especialmente, para proteger a los bebés de gorila y chimpancé y la cría de duiker que nació el día de Año Nuevo.

El equipo técnico del parque se moviliza para activarlas acciones destinadas a combatir el frío. Protocolos especiales y recintos con sistemas de calefacción adaptados a las características de las diferentes especies. Radiadores para las jirafas, cañones de aire cálido y camas de calor para los elefantes. Los cobijos de los primates cuentan con hilo radiante en el suelo y radiadores para caldear el ambiente y en los recintos exteriores, en sus lugares preferidos, hay planchas de cemento calientes tipo «braseros» escondidos en la naturalización de los espacios y cubiertos con el sustrato de cortezas donde les gusta recostarse y acercarse cuando les apetece sentir el agradable calor.

Bioparc
Interior de Bioparc Valencia.

En el caso de los reptiles se incrementa la temperatura de su entorno con lámparas, bajo las que los cuidadores les colocan sus «camas». Y en la cueva de Kitum, donde se ubican los grandísimos acuarios de hipopótamos y cocodrilos,l as aguas mantienen aproximadamente los 25º para asemejarse a las aguas tropicales de los grandes lagos africanos. Los cocodrilos tienen también bajo la arena donde descansan enormes estructuras de hormigón que permanecen calientes.

Otro pilar sobre el que descansan estas medidas son las dietas de los animales, imprescindibles para velar por la salud de las diferentes especies y que se modifican para incrementar su aporte calórico. En este sentido, la cocina de BIOPARC es un lugar clave para combatir el frío. En ella, estos días se preparan ollas gigantes con caldos de verduras y otras delicias para las especies más sensibles a la bajada de temperaturas como es el caso de los primates. Y los cuidadores les dan de forma individual, caldos e infusiones que los animales degustan encantados según sus gustos y preferencias.

Consejos de seguridad ante la amenaza del frente polar