Valencia retoma el proyecto de la Torre Eólica de La Marina
Diseño de la Torre Eólica de La Marina de Valencia.

Los promotores de la Torre Eólica de La Marina llevan varias semanas negociando con la Autoridad Portuaria de Valencia para retomar el proyecto. Durante varios años se ha hablado de esta torre que quedó paralizada, sin embargo, ahora parece que avanza el proceso. Está previsto que sea una construcción ecológica de 170 metros de altura instalada en un estrecho espacio en el extremo este de la bocana de La Marina.

El arquitecto Fran Silvestre ha explicado esta semana en la Cadena Ser que desde hace tres años se está trabajando en el diseño y la construcción. Silvestre señalaba que las conversaciones con el puerto están ya muy avanzadas. Asimismo, anunció que espera que la concesión se otorgue en cuestión de semanas. No obstante, a pesar de las palabras del arquitecto, formalmente todavía no se ha solicitado la concesión para comenzar las obras de construcción.

Silvestre espera que la comisión delegada del Consorcio Valencia 2007 dé luz verde cuanto antes a un proyecto que es pionero en España y que llegaría después de 14 años de investigación.

OBJETIVO DE LA TORRE EÓLICA

La Torre Eólica conseguirá producir energía renovable uniendo la energía fotovoltaica con la eólica en una torre que tendría más de mil molinos verticales. El presupuesto que se prevé para su construcción es de 20 millones de euros aproximadamente. La previsión es generar un volumen de energía parecido al de un molino eólico convencional. Esto sería suficiente para abastecer durante todo el año al recinto marítimo.

La torre eólica podría ser una realidad en la Marina de Valencia
Proyecto de Torre Eólica.

El 75% de la energía la producirían los mil molinos eólicos de eje vertical instalados en la torre. Para el 25% restante se contaría con placas solares fotovoltaicas que complementarían la producción. Esta combinación aspira a lograr una producción de 5,4GWh al año. Este último dato es lo que genera un molino eólico convencional de eje horizontal.

Lo que intenta Fran Silvestre es convertir el impacto visual de la infraestructura en un atractivo. Además, se convertiría en el punto más alto de toda Valencia siendo una referencia visual para la ciudad.