Patinets

El Ayuntamiento de València ha empezado a retirar y denunciar los patinetes eléctricos estacionados en distintas aceras de la ciudad, después de que la empresa Lime los haya vuelto a colocar esta mañana por varios distritos para su alquiler por minutos.

Los patinetes que se han retirado serán llevados al depósito municipal, donde su propietario podrá llevárselos tras el pago de la sanción correspondiente por ocupación del espacio público.

El consistorio había dado de plazo hasta la mañana de este miércoles a la empresa para que retire de las calles las docenas de patinetes eléctricos que deja para alquilar desde la semana pasada o sería la Policía Local quien lo hiciera, pues carece de la autorización necesaria para usar la vía pública y no paga la tasa correspondiente por llevar a cabo esa actividad lucrativa.

Fuentes municipales recordaron que existe una disposición de la DGT que hace que los vehículos de movilidad personal y los ciclos de más de dos ruedas destinados a una actividad económica de tipo turístico o de ocio «deberán obtener previamente una autorización de la autoridad municipal».

Según una ordenanza municipal, el Ayuntamiento podrá formular «la correspondiente denuncia o acta de inspección y requerirá al titular la autorización o concesión» para que «proceda voluntariamente a la retirada de los elementos» y en caso contrario, los retirarán ellos.

Igualmente, resaltaron que la sanción por ocupación de espacio (no por vehículo) es de 750 euros, a lo que se añade 122 euros por intervención por la recogida y el transporte, más 1,05 euros de depósito por día