La ciudad de Valencia se prepara para un curso cargado de grandes eventos. La luz al final del túnel de la pandemia y la apuesta por grandes encuentros internacionales como la gala Michelín o los Premios Goya, prometen reactivar el sector turístico valenciano.

El primero de estos acontecimientos tendrá lugar el próximo 14 de diciembre. Será entonces cuando en el Palau de les Arts se otorguen las prestigiosas estrellas Michelín a los principales restaurantes de la Península Ibérica. Esta cita suele tener un fuerte impacto económico en la ciudad de acogida. Además, repercute en un beneficio inmediato en sus restaurantes.

Emiliano García, concejal de turismo, asegura que este evento va mucho más allá de la noche de diciembre. «Durante todo un año vamos a hacer protagonistas a los arroces, a las tapas, a los productos de nuestra huerta, nuestro mar, nuestros vinos… En definitiva nuestra gastronomía va a ser importante todo el año».

Y tras esto, la alfombra roja se extenderá por la ciudad. Con motivo del año Berlanga, Valencia se vestirá de gala para convertirse a la ciudad de los Premios Goya. Así, la capital del Turia acogerá el 12 de febrero lo mejor del cine en Español.

Esto permitirá una repercusión internacional de gran importancia. El objetivo es poner en valor a Valencia como ciudad de cine y el sector audiovisual de la Comunitat. «La imagen de Valencia va a estar en todo el mundo y va a dinamizar el mundo del cinee, aseguraba el concejal. García recalca que «Valencia es ciudad de cine».

A estos grandes eventos hay que sumar otras actividades. La capitalidad mundial del diseño, algunos de los acontecimientos pospuestos por la COVID-19, así como la vuelta a la normalidad de las Fallas completarán un año que se espera de récords.