‘Una cuestión de género’, la heroína que tumbó los tribunales americanos