Llevamos varios días con lluvias intensas en Valencia, vamos a tomarnos con humor los tópicos que pasan cuando llega un temporal. En la capital del Turia no es habitual que llueva, por eso cuando caen más de 4 gotas surgen situaciones que pueden llegar a ser graciosas o para cabrearse, según como se mire.

Te levantas, llegas tarde al trabajo, te vistes, sales deprisa. Nada más salir a la calle, pasa un coche a alta velocidad por un charco, acabas mojado de arriba abajo. Por tanto, es recomendable ir pegado a la pared y alejados de la parte del asfalto.

Siempre te encuentras a alguien con el paraguas abierto y con una varilla salida que no saca el ojo con los que se cruza por el camino porque lo han sabido esquivar con habilidad. La cesta de la ropa sucia aumenta ya que la gente espera a poner la lavadora a que salga el Sol, de esto tendríamos que aprender del norte de España que montan tendederos en cualquier habitación de la casa.

Las fotos de la lluvia se comparten en las redes sociales como si fuera un fenómeno fuera de lo normal y además algunas se convierten en virales. Incluso vídeos donde no se ve nada, solo se aprecia el agua caer en un sitio irreconocible.

Aparecen las típicas noticias de las goteras en grandes edificios de la ciudad. La típica persona que se queda atrapada en un túnel y sale en televisión dando excusas con poco sentido. Los constipados se multiplican y también puede convertirse en la excusa perfecta para no acudir a un compromiso al que no te apetecía ir y no sabías como escaquearte.

Acabamos con dos tópico, se suspenden las clases por prevención y no sabemos dónde dejar a los niños. Y los atascos se multiplican porque todo el mundo va a todos los sitios con el coche.